29 de mayo de 2020
 
Actualizado 28/11/2007 14:40:26 +00:00 CET

(Amp)El PP critica al Gobierno por "negar" una rebaja de impuestos, mientras aumenta el gasto en altos cargos y la deuda

Diego defiende que la reforma propuesta por el PP plantea una fiscalidad "más moderna, eficiente, solidaria y justa"

SANTANDER, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PP cántabro, Ignacio Diego, criticó hoy al Gobierno regional por "negar" a los ciudadanos de la región una rebaja de sus impuestos, al mismo tiempo que autoriza nuevo endeudamiento de las empresas públicas, sube un 35 por ciento el gasto en altos cargos previsto y crece un 12 por ciento el gasto público improductivo en el próximo ejercicio.

En rueda de prensa, Diego respondió así a las afirmaciones del consejero de Economía y Hacienda, Ángel Agudo, quien ayer calificó de "chiste" la reforma fiscal propuesta por el PP y alertó de las consecuencias que podría tener en la prestación de los servicios públicos.

Para el presidente de los 'populares', resulta "incongruente y falaz" que el consejero sostenga que Cantabria "no se puede permitir" una reducción de impuestos, pero en cambio sí se pueda permitir la subida de casi el 20 por ciento aplicada la pasada legislatura a los sueldos de altos cargos e "ir al banco y pedir un 'megapréstamo' que tendrán que devolver los cántabros en próximas legislaturas".

En este sentido, resaltó que los presupuestos regionales para 2008 prevén la autorización de nuevo endeudamiento en las empresas públicas por importe de 645,5 millones de euros y se prevé cerrar la legislatura con una deuda de 687,5 millones en las empresas públicas, frente a los nueve millones de endeudamiento del año 2003.

Diego consideró que se debe acudir al endeudamiento "dentro de la coherencia, el sentido común y la lógica", pero no en la medida en que lo hace el consejero de Economía para sufragar la financiación estructurada. "Esto que hace Agudo es una desproporción, perder la cabeza, actuar a la desesperada y ejercer de Rey Sol, es decir, después de mí, el diluvio", agregó.

Además, comparó Cantabria con una familia, administrada por Agudo, que decide solicitar un crédito, "no para comprar un piso, sino un palacio; no para cambiar de coche, sino para comprar un Jaguar; y no para ir una semana de vacaciones a Valencia, sino un mes al Caribe".

Tras aclarar que el consejero de Economía tiene un Jaguar, Diego criticó que el Gobierno "no confiesa" ni explica "el destino de ese incremento brutal de la deuda" que, "quizá", en sus palabras, sea "para cambiar los Audi --del parque móvil del Gobierno-- por Jaguar y así ir en Jaguar todos los días, no sólo los fines de semana".

"FRACASO" DE LA POLÍTICA DE AGUDO.

Igualmente, incidió en los resultados "frustrantes" de la apuesta del Gobierno por reducir el gasto público improductivo. A su juicio, el consejero de Economía "ha fracasado estrepitosamente" en ése y otros objetivos.

"Es ese fracaso continuo, unido a la crisis interna de su partido, de la que es en buena medida responsable, junto a Gorostiaga, lo que da lugar a la permanente crispación, que se convierte en tremenda agresividad y se escenifica con la soberbia y la prepotencia en que están instalados los responsables de este Gobierno socialista", apostilló.

Frente a ello, señaló que el PP sigue trabajando por los cántabros, no sólo con esta propuesta de reforma fiscal, sino también con la oferta de un pacto sanitario, un plan de vivienda protegida y una "fórmula imaginativa para sacar el tren de alta velocidad de la vía muerta en que le han puesto los socialistas".

FISCALIDAD "MODERNA Y SOLIDARIA".

El líder 'popular' insistió en que la reforma fiscal planteada por el PP supone definir una fiscalidad "más moderna, eficiente, solidaria y justa". Se trata, a su juicio, de la reforma fiscal "más social de la historia de la Democracia" y la "más ambiciosa" de cuantas se han puesto en marcha en España.

Asimismo, consideró que Agudo cae en un "grave error, común en los gobiernos socialistas", cuando dice que la bajada de impuestos mermará los ingresos de las arcas públicas. Por el contrario, Diego reiteró que las reformas fiscales con reducción de impuestos "dan lugar a una reactivación de la economía y a un incremento de los ingresos del Estado".

De hecho, Diego remitió al resultado de las anteriores reformas fiscales del PP, que supusieron aumentos de la recaudación de entre el 2,8 y el 12,5 por ciento en los años 1999, 2000, 2001, 2002 y 2003.

"Dejar más dinero en manos de los ciudadanos, además de ser socialmente justo y beneficioso, tiende a acelerar el consumo y con ello el Estado recauda más", al igual que si los ciudadanos destinan ese dinero al ahorro o la inversión, con lo cual "se compensa con creces la merma de ingresos", sentenció el presidente del PP, quien acusó al Ejecutivo de "no querer ayudar" a los cántabros a aumentar su poder adquisitivo.