Actualizado 18/02/2015 20:49 CET

Los Bomberos sacan de un piso el cadáver de una mujer de más de 150 kilos

SANTANDER, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los Bomberos Municipales de Santander ha tenido que ayudar este miércoles a personal a una funeraria a sacar de un piso de la calle La Enseñanza de Santander el cadáver de una mujer con obesidad mórbida, con un peso de entre 150 y 200 kilos.

El cuerpo de esta mujer de 63 años ha sido hallado después de que los vecinos avisasen a la Policía por el "mal olor" que emanaba de la vivienda y porque llevaban varios días sin verla, según han informado a Europa Press fuentes de los Bomberos.

Los agentes de la Policía se trasladaron al lugar y, una vez accedieron al piso, localizaron el cadáver de la mujer, que debía de "llevar bastantes días muerta" ya que el cuerpo se encontraba en "avanzado estado de descomposición, en estado casi semifluido".

Ante esta situación, la Policía Nacional se hizo cargo de las diligencias y avisó a la funeraria, cuyos trabajadores no podían solos meter el cuerpo de la mujer en el ataúd.

"Era una trabajo muy complicado para dos, tres e incluso más personas, debido a la complejidad que entrañaba mover el cuerpo tanto por su volumen como por su estado semifluido, por lo que nos avisaron", han indicado las fuentes de los Bomberos.

Entre efectivos del Cuerpo Municipal de Bomberos y los trabajadores de la funeraria finalmente consiguieron colocar el cuerpo de la mujer en el sudario pero, tras ello, tampoco sabían como sacarlo del piso y bajarlo hasta la furgoneta de la funeraria.

"Primero barajamos sacarlo por la ventana y bajarlo con el vehículo de intervención en altura, pero finalmente conseguimos meter el ataúd en el ascensor", ha relatado a esta agencia uno de los bomberos que ha intervenido el suceso.

Todo ello ha tenido lugar entre las 12.30 y las 13.30 horas de este miércoles, tiempo durante el que se ha tenido que cortar al tráfico la calle La Enseñanza debido a que, al ser de un solo carril y sentido, los vehículos de bomberos, policía y funeraria colapsaban la vía.