Los colegios Cisneros y Antonio Mendonza van recuperando la normalidad tras las inundaciones

Los colegios Cisneros y Antonio Mendonza van recuperando la normalidad
EUROPA PRESS
Publicado 21/05/2019 14:05:15CET

Los alumnos de Infantil del Cineros podrán volver a la clases mañana, mientras que los del Antonio Mendoza ya están reubicados

SANTANDER, 21 May. (EUROPA PRESS) -

Los colegios Cisneros y Antonio Mendoza, cuyas instalaciones han sufrido una "inundación importante" por una fuga de agua registrada el pasado fin de semana, van recuperando la normalidad tras no poder atender ayer a cientos de alumnos.

Así lo ha dicho hoy consejero de Educación, Francisco Fernández Mañanes, quien, con todo, ha apelado a la cautela y a la evaluación de daños, sobre todo del sistema eléctrico.

En este sentido, ambos colegios ofrecerán un servicio de comedor tipo 'picnick' para evitar riesgo eléctrico, ya que las inundaciones han afectado tanto a los comedores escolares como a la instalación eléctrica.

Fernández Mañanes ha lamentado que la fuga se produjera en fin de semana porque "sino no, no hubieran pasado de un mero incidente de los que puedan ocurrir habitualmente", pero al no ser detectada ha derivado en "una inundación importante", que ayer dejó sin clase a cientos de alumnos.

El consejero ha explicado hoy, a preguntas de la prensa, que la situación "va evolucionado positivamente", está "resulta", y ahora las zonas afectadas se están secando.

"Los operarios del Ayuntamiento de Santander y la empresa de limpieza se han afanado ayer en recoger todo el agua, se han valorado los daños, y estamos a la espera de los peritos de la empresa", ha indicado.

Además, ha dicho que las clases "se van a recuperar inmediatamente". Ha precisado que se utilizarán otras aulas que no han resultado afectadas, como la biblioteca o el salón de actos, para que los niños que no puedan quedarse en casa "puedan seguir recibiendo educación en las mejores condiciones posibles".

Por su parte, el director del colegio Cisneros, José Antonio Sánchez Raba, ha anunciado que gracias a la colaboración de "todos", los 150 alumnos de Educación Infantil podrán volver al colegio mañana, en lugar del lunes 27 como las previsiones apuntaban ayer.

Ha explicado que los estudiantes de quinto y sexto de Primaria se reubicarán estos días en tres aulas cedidas por la Escuela Oficial de Idiomas, situada frente al colegio, y, mientras tanto, las ocuparán los pequeños de Infantil, que de este modo podrán continuar las clases este miércoles, aunque no sea "en las condiciones ideales".

También los 36 niños de las aulas de dos años volverán mañana al colegio y serán reubicados en aulas que no se usan para fines lectivos.

Sánchez Raba ha subrayado que se trata de que los niños vuelvan al colegio "con seguridad", y por ello el centro pedirá informes a la Consejería de Educación y al Ayuntamiento de Santander sobre riesgos de desprendimientos o eléctricos, con el fin de garantizarla. Además, en el aspecto sanitario, también quieren constatar que no hay humedad en el ambiente. Serán todos estos aspectos los que determinen "cuando se reiniciará la actividad con absoluta normalidad", ha indicado el director.

En este sentido, ha comentado que actualmente las clases están en un estado "lamentable", los techos están levantados, así como las paredes y los suelos. "Queremos utilizar las aulas cuanto antes pero en condiciones dignas", ha subrayado.

Finalmente ha agradecido la colaboración del Ayuntamiento de Santander, la Consejería de Educación, la EOI, la empresa de limpieza y las familias. "Lo positivo de todo esto es la colaboración de mucha gente trabajando para que todo salga bien", ha destacado.

Mientras, el director del colegio Antonio Mendoza, Rubén de Andrés, ha confirmado que los 380 alumnos han acudido al centro, salvo las aulas de dos años, que sí volverán mañana a su funcionamiento normal. Los niños de Infantil se han instalado en otras aulas y "todo va volviendo a la normalidad", con todos los alumnos reubicados.

De Andrés ha explicado que actualmente se están peritando daños y ha destacado "el gran trabajo" de los operarios del Ayuntamiento de Santander, los servicios de limpieza y los profesores del centro, que "han trabajado sin parar para poder empezar a funcionar con normalidad".

Contador