Condenados por amenazar a una testigo para que cambie su declaración

Actualizado 04/07/2015 16:01:42 CET

SANTANDER, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal Número 3 de Santander ha condenado a un año y medio de cárcel al acusado de un presunto delito agresión y también a su supuesta víctima por amenazar a una testigo para intentar que cambie su declaración en el juicio.

A cada uno de ellos, se les considera autores de un delito de obstrucción a la Justicia y de tres faltas de amenazas. Además, a la presunta víctima se le condena también por una falta de maltrato contra la testigo en el juicio.

Según se explica en la sentencia, recogida por Europa Press, en mayo de 2011 se celebró un juicio en el que el JA.E.E. figuraba como acusado por agredir, presuntamente, a L.V.G, que era hija de su pareja sentimental.

En dicha vista oral declaró como testigo la presunta víctima de las agresiones, que en el momento del juicio tenía 18 años, que en el juicio se retractó de anteriores manifestaciones y exculpó a JA.E.E. de las agresiones por las que se le acusaba.

También declaró como testigo de la acusación A.G.P., amiga de la supuesta víctima, quien en el juicio manifestó haber presenciado las agresiones de JA.E.E. a L.V.G.

Según relata la sentencia, días antes de la celebración de la referida vista, JA.E.E. y L.V.G., supuestos agresor y víctima, "puestos de común acuerdo y con evidente intención de amedrentar" a la testigo para que no declarase en contra del acusado le enviaron una nota anónima que dejaron en el buzón de su domicilio.

En ella, le instaban a que no dijera en el juicio nada que perjudicara al acusado y tampoco a L.V.G. y le advertían de que, de lo contrario, se "atuviera a las consecucuencias".

Al día siguiente, la testigo en el juicio denunció que había recibido la antedicha nota.

Semanas después del juicio, JA.E.E. y L.V.G. intentaron, según la sentencia, "asustar de nuevo" a la testigo a través de Facebook para que retirase la denuncia que había interpuesto por la carta anterior.

En un mensaje en esa red social, insultaron a la testigo y le avisaban de que si no quitaba la denuncia "le iban a dar" y a "mandar a la UCI", unas amenazas que también denuncio la testigo.

Días después, JA.E.E. y L.V.G. coincidieron con la testigo en la celebración de la hoguera de San Juan en El Sardinero, donde la supuesta víctima de las agresiones le advirtió a la testigo: "Voy a seguir detrás de ti hasta que retires las denuncias. Te voy a mandar a la UCI".

En ese momento L.V.G. propinó un tortazo a la testigo, el cual no llegó a alcanzarle al interponerse entre ellas un amigo de A.G.P., que recibió un impactó en una mejilla sin causarle lesiones, hechos que la testigo de nuevo denunció.

Un par de meses después, los tres volvieron a coincidir en un autobús municipal y JA.E.E. y L.V.G., "con intención de amedrentarla por las denuncias anteriores" y por su actuación en el juicio, el acusado por las agresiones se dirigió a la joven y le dijo "Como te vea sola te mando a la UCI. Ya te pillaré".

Por estos hechos, que se consideran probados, fueron condenados JA.E.E. y L.V.G. a un año y medio de cárcel por un delito de obstrucción a la Justicia.

Y además, a cada uno de ellos les fue impuesta por este delito una multa de 1.620 euros, a la que se suma 360 euros más por las tres faltas de amenazas.

Además, a L.V.G. fue condenada a pagar otros 180 eurosn por la falta de maltrato por el tortazo.

En l amisma sentencia, el juez acuerda la suspensión de la pena de privación de libertad para los acusados por un plazo de ttres años, condicionado a que en ese plazo de tiempo no vuelva a delinquir.

Esta sentencia es firme y con ella no cabe recurso alguno al haber sido declarada con conformidad de las partes.

Para leer más