Diciembre ha sido uno de los cinco más secos en Cantabria desde 1981

Frío en Valderredible
Europa Press - Archivo
Publicado 04/01/2019 10:39:33CET

SANTANDER, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

El pasado mes de diciembre ha sido uno de los cinco más secos en Cantabria desde 1981, un carácter marcado por la escasez de precipitación en la región, donde solo se registró, dependiendo de la zona, entre un 10 y un 30 por ciento de la esperada.

Así lo indica la Delegación de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en Cantabria en su boletín climátológico de diciembre, un mes que además fue soleado y cálido o muy cálido debido a la persistencia del tiempo anticiclónico y a la ausencia de vientos del norte.

Las pocas precipitaciones recogidas en el último mes de 2018 se concentraron a mediados de mes por el paso de un sistema frontal. Así, según detalla la AEMET, cayeron en toda la región el día 3, aunque sólo superaron los 10 litros por metro cuadrado en la estación de Fuente Dé, y entre los días 12 y 15, con una pobre acumulación del orden de treinta milímetros.

En cuanto a las tempeaturas, indica que estuvieron, en general, por encima de los valores normales y las mínimas, en particular, no alcanzaron valores especialmente bajos. Se produjeron numerosas heladas en los valles del interior, probablemente por efecto de la
inversión térmica asociada al ambiente anticiclónico.

Como ejemplos, señala que se registraron temperaturas bajo cero en Nestares durante 21 días; en Mataporquera, 16 días; en Cubillo de Ebro, 15 días; o en Bárcena Mayor, 11 días. También en Tama se registraron 10 días de helada. En los valles cantábricos, las
temperaturas nocturnas se mantuvieron entre los 5 y los 10 grados.

El viento sopló un diez por ciento menos de lo esperado, aproximadamente. En el observatorio de Santander-Aeropuerto se superaron los 8.300 km de recorrido mensual, y se midieron rachas de más de 80 km/h los días 13 y 18 en varios observatorios de la región.

La insolación en diciembre estuvo por encima de lo normal, totalizando 89 horas de sol en el observatorio Santander-Aeropuerto, lo que supone casi un 15 por ciento por encima de lo esperado. No se produjeron rayos ni tormentas.

En cuanto a los valores extremos registrados en la región a lo largo del último mes del año, la tempera máxima más alta fue de 21,1 grados el día 22 en el aeropuerto de Santander y la mínima de -6,1 grados el día 31 en Cubillo de Ebro.

Mientras que la máxima precipitación recogida en 24 horas fue de 35,8 litros por metro cuadrado el día 13 en Soba-Alto Miera y la racha máxima de viento fue de 96 kilómetros por hora, registrada el día 13 en Tresviso.

Contador