Fernando Marías: "Solo me interesan proyectos con riesgo"

Fernando Marías en la UIMP
EUROPA PRESS
Publicado 30/07/2018 15:22:43CET

SANTANDER, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

El escritor Fernando Marías ha reivindicado la necesidad de transformación y evolución permanente en el mundo de la creación artística y el papel que las nuevas tecnologías pueden aportar para crear "cosas nuevas" y ha confesado que "solo le interesan los proyectos que pueden fracasar" y que tienen "riesgo". "Sería incapaz de escribir una obra canónica convencional", ha afirmado.

Precisamente esa "inquietud" por tener "nuevas sensaciones" y por innovar y transformar dentro del mundo del arte, llevó a Marías a crear en 2010 'El silencio se mueve', la primera obra "transmedia" publicada en España y por la que ahora se atreve a subirse a un escenario sin ser actor para interpretar él mismo el monólogo 'Esta noche moriré', una adaptación de Quique y Yeray Bazo de la novela del mismo título que él mismo escribió en la década de los 90 del siglo pasado.

"No soy actor", ha reconocido Marías, quien asegura que "no tiene capacidad para ser actor" y afirma que llevando al escenario el monólogo 'Esta noche moriré' no pretende "competir" con quienes sí lo son, sino contar la que, según dice, es la "biografía" de su novela e intentar convencer y demostrar al público que la historia que relataba en su novela sobre una organización criminal secreta, en el mundo del arte, a la que llamó La Corporación, que creó pensando que era ficticia, es "real".

"La realidad está continuamente, constantemente demostrándome que la historia de La Corporación es cierta y real", ha dicho Marías, que volverá a intentar convencer de ello al público que asista esta noche, a partir de las 22 horas, al Campus de Las Llamas de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo para presenciar este monólogo, una cita que llega dentro del ciclo 'Noches de teatro'.

"UN JUEGO ENTRE REALIDAD Y FICCIÓN"

Y para demostrar que esto es así, Marías acudirá a ejemplos reales y actuales, como han sido los recientes descubrimientos este mes de un guión de Stanley Kubrick basado en la novela 'Ardiente secreto' de Stefan Zweig y de la primera maqueta de David Bowie en una vieja panera.

"Cuando la propia realidad lo demuestra tengo que acudir a ella", ha dicho el escritor y también productor teatral con la compañía Hijos de Mary Shelley, quien planteará al público con su monólogo un "juego entre la realidad y la ficción" y "cómo ha afectado, afecta" y podría afectar a la vida el descubrir que la historia aparentemente ficticia de La Corporación tienen "elementos reales" e intentará convencerle de que ello ha puesto incluso "en peligro" su existencia "varias veces".

Pese a ello, a preguntas de los periodistas, Marías ha afirmado irónicamente que no teme que le pase con su obra lo mismo que a Nacho Carretero con 'Fariña', al que demandaron y secuestraron durante meses esta obra, que versa sobre algunos de los clanes de la droga en Galicia.

Marías ha explicado que, en su caso, no sería "posible" que secuestraran su obra y le demanden ya que lo que relata en 'Esta noche moriré' es la historia de una organización criminal "etérea", que opera "en la sombra", sin sede social, ni sin ninguna empresa concreta detrás por lo que "no tiene capacidad" de demandarle.

"Puede tener capacidad de eliminarle, pero no de demandarme puesto que no hay unas sede social, un NIF, una empresa como tal o un que esté detrás. En ese sentido, me siento muy a salvo, no voy a ser demandado tal vez solo asesinado", ha ironizado.

Y dado que es su historia y le ha ocurrido a él, cree que "no hay ningún actor en el mundo que lo pueda representar mejor que yo". "El mejor actor del mundo apenas saliera a escena, sería reconocido y se sabría que está contando una ficción", ha señalado.

"VICIADO" CON EL ESCENARIO

En una rueda de prensa previa a su monólogo de esta noche, ha reconocido que subirse a un escenario le produce una "extraña excitación", que se le ha "adherido" y "viciado".

Y es que, según ha dicho, uno de los aspectos que "le apasiona" de subirse al escenario, es ver la reacción "en el momento" que siente el espectador --esa "masa en penumbra" que a veces es "una mínima masa en penumbra", ha ironizado-- ante su relato, la cual --ha dicho-- provoca otra reacción en él. "A veces ocurre que es la respuesta del público, la historia que estoy contando debe ir por otro lugar", ha apuntado.

NUEVO LIBRO SOBRE EL PERSONAJE JOAQUÍN PERTIERRA

Mas allá de este monólogo, María ha avanzado que se está planteando un nuevo libro basado en el personaje ficticio de Joaquín Pertierra, que nació en su obra transmedia y multisoporte 'El silencio se mueve'.

Ha reivindicado que, aunque esta obra está ya, a su juicio, "claramente obsoleta" y "superada" por la "inabarcable" evolución de las nuevas tecnologías, dirigió para crear a un personaje: el ilustrador ficticio Joaquín Pertierra, que nació gracias a la colaboración del auto con el ilustrador Javier Olivares y que ha vivido más allá de esta novela. "Diez años después, Joaquín Pertierra está extraordinariamente vivo, aunque nunca ha existido", ha añadido.

Según ha dicho, este tipo de proyectos como el de crear este nuevo libro sobre Pertierra son de los que "le apetecen" pues suponen también nuevas formas de comunicación y de contar historias.

MARY SHELLEY Y LOS 200 AÑOS DE FRANKSTEIN

El nombre de la compañía teatral promovida por el escritor hace alusión a la escritora Mary Shelley, que dio vida a Frankenstein, una novela gótica que este año cumple 200 años.

Marías ha afirmado que Frankenstein es un "personaje que no para de crecer" ni de "generar cosas nuevas", algo que ha achacado a la "doble sensación" que es capaz de crear este monstruo: miedo, por un lado, y pena o ternura, por el otro.

"Es el único gran monstruo literario que nos genera ternura", ha opinado Marías, que cree que esa ternura se debe a que es la soledad en la que se encuentra Frankenstein, que no tiene nadie que le quiera, la que le hace ser malo.

Precisamente, la sensación de soledad y la necesidad de tener alguien que le quiera son los mismos "deseos" que los seres humanos y es por ello por lo que se despierta en el lector ese sentimiento de ternura, ha dicho. Marías considera que es ahora cuando se está comenzando a "hacer justicia" a una escritora "genial" como Mary Shelley.