Actualizado 30/07/2009 22:06 CET

Garzón considera "inaceptable" que un cuerpo policial se vea sometido a "presión externa"

El magistrado dice que "nadie quiere poner el cascabel al gato" de las escuchas telefónicas

SANTANDER, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

El magistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, afirmó hoy en Santander que es "inaceptable" que un cuerpo policial "se vea sometido a una presión externa que incide directamente en el contenido de la investigación". Aunque no mencionó directamente el caso Gürtel, subrayó que es "fundamental" la "protección" de los investigadores "tanto jurídica como mediática como política".

En su opinión, "resulta inaceptable que un cuerpo policial se vea sometido a una presión externa que incide directamente en el contenido de la investigación que está llevando a cabo y que puede influir, directa o indirectamente --si no es a fuerza de hacerse héroes en el aguante-- en los hechos que se están investigando; y que cada uno le ponga el nombre y los apellidos que quiera", subrayó.

En cuestiones como ésta, dijo, los jueces y los fiscales tienen "la obligación de decir que esto no es así". "Hay que establecer un límite, que es el que marca la ley", apostilló. Para el magistrado, "no se puede dejar a la deriva de lo que suceda" a quienes desarrollan "investigaciones harto complejas que exigen el 100%" porque este hecho, al final, "incide negativamente en el resultado, que a lo mejor es lo que se puede pretender, pero que precisamente por eso tenemos que evitarlo", señaló.

Por otra parte, en relación con las intervenciones telefónicas, Garzón consideró que es una cuestión que hay que plantearse "muy seriamente" pero "nadie quiere ponerle el cascabel al gato". Al respecto, denunció que hay una "doble moral grosera", pues en unas "vale todo y en otras no vale nada".

El magistrado recordó al respecto que él ha llegado a abogar porque se eliminen las escuchas y denunció que hay una "actitud diferente según los asuntos y el resultado de cada uno e incluso según las personas".

Para evitar esto, según Garzón, el sistema "más garantista" es establecer "el catálogo de delitos en el que procede establecer ese medio de investigación", con sus límites y requisitos, porque, defendió, eso dará "seguridad" a los jueces, a los investigadores y a los investigados. "Mientras más claridad haya en ese ámbito y menos margen a la interpretación judicial, mejor", afirmó.

Durante su intervención en el seminario 'Modernización y prevención en las políticas públicas de seguridad' en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), Garzón insistió en la importancia de un concepto integral de seguridad que integre a todos los ámbitos, policial y judicial, ya que cuando actúan como compartimentos estancos, "cada uno por su lado", generan inseguridad a los ciudadanos, además de que se repiten y solapan investigaciones.

"DESCONFIANZA PATOLÓGICA"

Al respecto, denunció que existe una "desconfianza patológica" de los jueces y fiscales en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, para los que "todo es cuestionable negativamente".

Por otro lado, el magistrado consideró que sería "una barbaridad" que un jurado decidiera sobre terrorismo. En este sentido, la fiscal de la Fiscalía de la Audiencia Nacional Dolores Delegado se mostró partidaria "del jurado para todo" porque es "más objetivo".

Opinó que el modelo de juez de instrucción "no funciona" -según Garzón "no es necesariamente malo"- y señaló que el sistema judicial español es "lento", por lo que abogó por cambiarlo, de modo que la investigación la lleven las Fuerzas de Seguridad y la dirección el fiscal. No obstante, matizó que el actual es "un buen sistema de garantías; yo estoy tranquila", dijo.

Además, declaró que el Tribunal Superior de Justicia "es para darle de comer a parte" por su "sentencias contradictorias".