Actualizado 06/06/2014 13:14

Un grupo ciudadano denuncia a la Fiscalía el Centro Botín

La modificación sustancial y la puntual se aprobaron "en dos días", lo que evidencia "corrupción", a ojos de los denunciantes

SANTANDER, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de ciudadanos, compuesto por un centenar de personas, ha denunciado ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) el Centro Botín que se está construyendo en Santander, al considerar que se han "vulnerado todos los trámites administrativos".

El colectivo, que no está organizado ni se integra en ninguna asociación, aunque sus miembros formaron parte de Comisiones Obreras "en la clandestinidad", registró ayer la denuncia, en la que exigen la paralización "inmediata" de las obras, para que se analice todo el procedimiento, que tachan de "burla", y se depuren las oportunas responsabilidades.

"Luego, ya veremos", han apuntado José López Coterillo, fundador de CCOO, y el abogado Fernando Merodio, en una rueda de prensa en la que han informado de la denuncia y en la que han mostrado su "desazón" --"ética, personal y jurídica"-- al contemplar "lo que se está haciendo" en la bahía de la capital cántabra.

Según han explicado, la denuncia se fundamenta en que se han "vulnerado todos los trámites administrativos" para construir el centro. Y han citado como ejemplo la modificación sustancial de los usos portuarios y la modificación puntual número 9 del muelle de Albareda, que se hicieron "al tiempo", "en dos días seguidos", lo que "es imposible".

Esto significa, según los denunciantes, que la modificación sustancial -que permite edificar en la zona- "parte" de que está "cambiada" ya la modificación puntual, dentro del plan de ordenación del puerto y para poder albergar el edificio.

"Eso, para nosotros, es corrupción, tráfico de influencias y mil cosas más, incluso cohecho", han manifestado los portavoces del grupo de ciudadanos, que creen que en este caso políticos y banqueros, en alusión a Emilio Botín, presidente de la Fundación y del Banco Santander, han "cruzado la raya" y se han "juntado para repartirse el mejor trozo de la ciudad".

Tras insistir en que cuando "se empiezan a vulnerar todos los medios administrativos" hay "corrupción", han señalado que "el mismo día" en que se aprueba la modificación puntual, Botín solicita la concesión de un terreno "que es de todos, no es de él", y no presenta para ello un escrito, sino "un mamotreto del demonio".

Al día siguiente, han proseguido, tal solicitud obtiene el informe favorable, y se publica a continuación en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC), "de un día para otro" también. A partir de entonces, se concede un plazo de treinta días para que, quien lo desee, pueda presentar propuestas alternativas. "Es el colmo de la democracia", "una burla al Estado de Derecho" y la "quiebra" del mismo, han sentenciado los denunciantes.

También han criticado un reportaje publicado en un medio de comunicación regional en julio de 2010 en el que Botín anunciaba ya la construcción del centro cultural y señalaba dónde se iba a levantar, porque "sabía ya exactamente qué es lo que iba a pasar".

ATROPELLOS JURÍDICOS

Por todo lo anterior, han opinado que lo ocurrido en torno al Centro Botín y su tramitación es "insoportable", porque se basa en una sucesión de "atropellos jurídicos". Y han advertido que, además de ante la Fiscalía del TSJC, lo denunciarán ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo o la Comisión Especial de la ONU.

En cuanto a las medidas cautelares y demandas desestimadas hasta ahora en los juzgados por las obras del Centro Botín, han opinado que es "muy fácil escurrir" las cosas cuando se plantean "asunto a asunto", basándose en "pequeños legalismos", pero han diferenciado que ahora, con su denuncia, tratan de "pillar carne, una cosa muy gorda".

Con todo ello, los denunciantes han indicado que no están dispuestos a que la "voz de un faraonito local" sustituya a la de un "generalito nacional", han concluido.