La Junta de Gobierno inicia la tramitación para la rebaja del IBI y la tasa de basuras en 2019

Publicado 16/10/2018 13:44:23CET

SANTANDER, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Gobierno Local de Santander ha aprobado este martes la propuesta para rebajar el IBI (Impuesto de Bienes Inmuebles) y la tasa de basuras en 2019, primer paso en la tramitación de las rebajas fiscales planteadas por el equipo de gobierno municipal del PP de cara al próximo ejercicio.

Tras el acuerdo adoptado por la Junta, la modificación de las ordenanzas fiscales se someterá a aprobación inicial en el Pleno de este mes de octubre y saldrá a continuación a exposición pública, informa el Ayuntamiento.

La universalización de la teleasistencia gratuita, la reducción de la plusvalía, la congelación del resto de impuestos, tasas y precios públicos, o la creación de nuevas bonificaciones en licencias de obra para eliminar barreras arquitectónicas o mejorar la eficiencia energética son otras de las medidas de las que se beneficiarán el próximo año los santanderinos.

Y además, los desempleados que lleven más de un año en paro podrán viajar gratis en el TUS y tendrán descuentos en el Instituto Municipal de Deportes (IMD).

MEDIDAS PARA AHONDAR EN LAS REBAJAS FISCALES

Según ha explicado la concejala de Economía y Hacienda, Ana González Pescador, con todo ello, se quiere "ahondar en las rebajas fiscales que se vienen aplicando en la ciudad en los últimos años, avanzando hacia una política cada vez más social, de apoyo a las familias y colectivos más vulnerables, e incentivadora de la actividad económica y el empleo".

Entre las principales medidas que se aplicarán a partir del próximo año la edil ha resaltado la reducción del IBI, tanto en la parte que fija la administración municipal (el tipo impositivo) como en la que viene dada por el Estado (el valor catastral).

Así, en 2019, tras la solicitud realizada por el Consistorio al Gobierno central, se reducirán los valores catastrales (por tercer año desde 2016), una rebaja que se situará en torno al 3 % y que repercutirá también en el cálculo del impuesto de la Plusvalía.

Además, el Ayuntamiento aplicará para el próximo año una rebaja también del 3% en el tipo impositivo, de manera que se situará en el 0,445, el mínimo histórico en Santander y el más bajo de las capitales de provincia de toda España.

Por lo tanto, con ambas medidas, la bajada real del IBI en Santander será de alrededor del 6% y, si a esta cifra se añade que no se aplica la subida del IPC correspondiente, que es el 2,2%, la bajada será del 8% por el efecto de los tres conceptos.

Otro de los recibos que bajará el próximo año en la ciudad será el correspondiente a la tasa de basuras, que se reducirá un 3% y tampoco verá repercutida la subida del IPC.

Junto a estas rebajas fiscales, en 2019 seguirán congelados el resto de impuestos, tasas y precios públicos.

Asimismo, se mantendrán todas las bonificaciones y exenciones que ya existen para familias numerosas o monoparentales con dos hijos, mayores, personas con discapacidad y otros colectivos.

Igualmente, a partir de 2019 la teleasistencia será gratuita con carácter universal. Actualmente este servicio ya es gratuito para las rentas más bajas (las de ingresos por debajo de 1,5 veces el IPREM) y tiene una bonificación del 50% para las personas con ingresos de hasta 2 veces el IPREM. El resto, tienen una bonificación del 10%.

APOYO A DESEMPLEADOS

Otro de los colectivos al que se seguirá prestando un apoyo especial es el de los desempleados de larga duración, con la introducción de dos nuevas medidas dirigidas a las personas que se encuentren en paro durante más de un año.

En primer lugar, podrán viajar gratis en el TUS. Y también tendrán una bonificación del 50% en el abono de instalaciones y escuelas deportivas del Instituto Municipal de Deportes.

INCENTIVOS FISCALES

El próximo año se ampliarán también los incentivos fiscales a la actividad económica. Así, se aumentará del 50 al 75% la bonificación del impuesto por licencia de obra en las actuaciones de rehabilitación incluidas dentro de los ARIS.

Además, se bonificará un 75% el impuesto de construcción de todas las obras que supongan la eliminación de barreras arquitectónicas (escaleras por rampas, bañeras por duchas, etc), sumándose así a la ya existente, también del 75%, para instalación de ascensores.

Y se introduce un nuevo concepto de bonificación para las obras que tengan que ver con la mejora de la eficiencia energética, con lo que tendrán una exención del 25% las obras que mejoren, al menos en una letra, el certificado de eficiencia energética de los edificios.

En cuanto a la tasa por las licencias de obra, se eximirá de la tasa por licencia aquellas obras que tengan que ver con la mejora de la eficiencia energética del edificio en al menos una letra.

EFECTO DE LAS REBAJAS FISCALES EN LOS CIUDADANOS

La concejala de Economía y Hacienda ha resaltado que en el año 2019 los santanderinos se ahorrarán casi 13 millones de euros por todas las bonificaciones y exenciones fiscales en vigor.

Además, si se tiene en cuenta que en ningún tributo se aplica la subida del IPC, habría que añadir otros 2 millones más por ese ahorro, con lo que alcanzaría prácticamente 15 millones de euros.

Más de 60.000 vecinos se beneficiarán de bonificaciones o incentivos fiscales, y todos se verán beneficiados de otras medidas como la rebaja del IBI y las basuras, o la congelación de impuestos, tasas y precios públicos.

González-Pescador ha destacado que gracias a las sucesivas rebajas fiscales, bonificaciones y reducciones en los valores catastrales y el tipo impositivo del IBI aplicadas por el equipo de gobierno desde el año 2015, cerca de 60 millones de euros se han quedado en los bolsillos de los santanderinos en lugar de ir destinados al pago de estas tasas e impuestos.

Y en toda la legislatura, los santanderinos se habrán ahorrado cerca de 75 millones de euros en tasas e impuestos municipales.

TRAMITACIÓN

Tras su aprobación en la Junta de Gobierno Local, las ordenanzas fiscales se debatirán en el Pleno ordinario de este mes de octubre para su aprobación inicial, salvo la tasa y el impuesto de construcciones, que se llevarán al pleno de noviembre. Después, continuarán la tramitación habitual, con una exposición pública durante 30 días.

Si transcurrido ese plazo no hubiera alegaciones, quedarían aprobadas definitivamente de manera automática. En caso de presentarse alegaciones, deberán ser examinadas y resueltas antes de llevar de nuevo las ordenanzas al pleno para su aprobación definitiva.

En lo que respecta a las tarifas, bonificaciones y exenciones planteadas en el IMD y el TUS, la aprobación sólo requiere del acuerdo en sus respectivos consejos y la posterior ratificación por la Junta de Gobierno Local.