Publicado 19/11/2020 20:29CET

La oposición critica el presupuesto de "posguerra" y "para salir del paso" de la Consejería de Industria

El consejero de Innovación, Industria, Transporte y Comercio, Francisco Martín, junto a representantes de los grupos parlamentarios
El consejero de Innovación, Industria, Transporte y Comercio, Francisco Martín, junto a representantes de los grupos parlamentarios - LARA REVILLA/GOBIERNO DE CANTABRIA

Martín reivindica que las cuentas servirán para impulsar el cambio de modelo productivo y la recuperación

SANTANDER, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Innovación, Industria, Transporte y Comercio, Francisco Martín, ha asegurado que las cuentas de su departamento para 2021 (89,7 millones) servirán para impulsar la recuperación y el cambio de modelo productivo, hacer de Cantabria "la región mejor conectada de Europa" por internet; "reorientar" la movilidad y "taponar" los efectos de la crisis del COVID-19 y la oposición las ve insuficientes y cree que es un presupuesto "de posguerra" y para "salir del paso".

En su comparecencia de este jueves ante la Comisión de Economía y Hacienda, Martín ha defendido que el incremento del 5,3% en el presupuesto de su Consejería supone la mayor subida presupuestaria en su consejería de los últimos años.

Además, ha considerado que la caída del 46% en los gastos destinados al pago de la deuda, hace que su Consejería tenga "más margen de maniobra" y ha permitido incrementar un 39% las transferencias de capital y un 4% las inversiones.

También ha reivindicado que se trata de unas cuentas "anticíclicas" para apoyar a las empresas de Cantabria en la situación generada por el coronavirus, que es "lo urgente", sin perder de vista "lo importante" y las políticas de "luces largas" de impulsar el cambio de modelo productivo hacia el conocimiento, la digitalización y la innovación.

Entre los "principales hitos" que se persiguen están "reforzar" Sodercan como "herramienta fundamental" en la lucha a corto plazo contra los efectos del COVID sin dejar de prestar su actividad habitual; "impulsar la banda ancha" completando la conexión de todo el territorio a la misma, o fomentar la implantación de empresas en los nuevos polígonos industriales que se han ejecutado, como el del Vallegón y el de Val de San Vicente y seguir trabajando en otras zonas logísticas e industriales, como la de La Pasiega, en Piélagos, o la de Bisalia y La Hilera en Torrelavega.

Concretamente, para La Pasiega hay en este presupuesto casi 5 millones de euros que se destinarán principalmente a iniciar los procesos de expropiación una vez se apruebe de forma definitiva el Plan Singular de Interés Regional (PSIR) de esta zona que también se prevé para 2021.

También en 2021 se concluirá la construcción del edificio Bisalia, que "tiene la sensación" de que se llenará pronto, por lo que se plantea la construcción de un tercer edificio para start-up.

Desarrollar un plan de comercio minorista para hacer que este tipo de negocios avancen hacia la digitalización y luchar contra la despoblación del mundo rural, garantizando el transporte en esas zonas y extendiendo a todo el territorio la banda ancha son otros de los objetivos del presupuesto.

Martín, en su exposición, ha vuelto a expresar su preocupación por la situación de las empresas de transporte a raíz del COVID-19, que ha supuesto un relevante descenso en el número de viajeros, generando un déficit de tarifa.

Se trata, según el consejero "de una papeleta gorda" la que hay con este sector ya que, mientras las empresas de transporte, intentan evitar la "quiebra" reduciendo frecuencias y rutas, el Gobierno mantiene "un pulso" para que cumplan con sus obligaciones.

Para solucionar en parte esta situación, el consejero espera la llegada de los 5,9 millones que le corresponden a Cantabria de los habilitados por el Gobierno de España para paliar este déficit tarifario. Martín ha asegurado que el Gobierno regional ya tiene preparado el decreto para poder transferir esos recursos al sector en cuanto lleguen.

El consejero de Industria ha reconocido que le gustaría contar con más recursos presupuestarios pero ha señalado que, en estos momentos, el Gobierno de Cantabria está centrado en garantizar una "red social" ante la crisis del COVID-19 y destinando los mayores esfuerzos a sanidad, educación y políticas sociales. "Ya llegará el momento en que no haga falta esa red", ha confiado.

CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN

Por su parte, la oposición considera que estos presupuestos se quedan "cortos" y considera que el incremento respecto a 2020 no es suficiente para una consejería que debería ser "clave" para la recuperación económica, el apoyo al tejido productivo y la generación de empleo.

Así, ha criticado que el presupuesto de la Consejería solo supone un 2,9% del total de las cuentas de la comunidad autónoma para 2021.

El diputado del PP Lorenzo Vidal de la Peña, expresidente de CEOE-Cepyme, ha afirmado que el de la Consejería de Martín es el "presupuesto de Nunca Jamás" y lo ha comparado con "el caramelo que se da al niño para que no dé la lata".

A su juicio, este presupuesto ha sido diseñado como si no hubiera que hacer frente a las consecuencias de la "devastación empresarial" que ha generado la pandemia.

Vidal de la Peña ha opinado que "no es el presupuesto que necesita el tejido productivo" pues es "corto en recursos, cobarde en medidas" y "carente de la credibilidad" que debiera tener si estuviera apoyado en proyectos. "Es una presupuesto de posguerra y no para cambiar el modelo productivo", ha afirmado el diputado popular, que ha sido el más duro en sus críticas a estas cuentas.

Y es que, según ha dicho, es un presupuesto "que mira hacia abajo y no hacia adelante" y que, a su juicio, evidencia el "desánimo y cansancio" del Gobierno PRC-PSOE y lanza a los ciudadanos y las empresas un "peligroso" mensaje de "falta de ilusión". "Si no se pone ilusión, ni proyectos, ni medios ¿de qué va a servir?", ha preguntado.

Menos duro, aunque también con críticas, ha sido la valoración de los portavoces en esta comisión de Cs y Vox, Diego Marañón y Cristobal Palacio, respectivamente.

Marañón ha opinado que se trata de unas cuentas que solo sirven "para salir del paso", que no hay partidas "que llamen la atención" y que incluye medidas, como la digitalización del comercio o la tarjeta única para el transporte, que se anuncian año a año.

Una de sus principales críticas es que "no hay nada nuevo" en materia energética ni una "línea seria" en este sentido ni tampoco el "menor atisbo" de apuesta hacia este sector en el que "se han perdido décadas". "Y el Gobierno sigue viéndolas venir", ha censurado el diputado naranja.

Martín ha contradicho a Marañón en su segunda intervención y ha defendido que sí hay un "cambio de paso" en materia de energía renovables, con 4,6 millones a este ámbito y con la tramitación de proyectos eólicos y otros de impulso al hidrógeno.

En este sentido, ha anunciado que habrá un nuevo Plenercan, que se entregará en diciembre y que mantiene la aspiración de megawatios eólicos y sube algo en fotovoltaicos y energía offshore.

Por su parte, Vox ha criticado que en estas cuentas se destina "muchos más" a gasto corriente que a inversión y ha expresado su preocupación por el grado de ejecución presupuestaria de los ejercicios precedentes.

Y es que, según Palacio, si se incluyen partidas y cifras que quedan "bonito" pero luego solo se ejecuta el 30 por ciento, lo que se está contando son "cuentos".

También ha criticado que en el presupuesto de la Consejería haya --como en otras-- partidas para los sindicatos, concretamente 70.000 para UGT y la misma partida para CC.OO, algo con lo que, a su juicio, el Gobierno trata de "comprar paz social".

Sin embargo, le ha advertido que otros sindicatos que no están incluidos en esas partidas y que "quieren chupar del mismo presupuesto", podrían "inquietar esa paz social".

Ante estas valoraciones de PP, Cs y Vox, el consejero ha aludido a la distinta actitud de los grupos de la oposición, unos de "colaboración" y críticas "constructivas" --en alusión al partido naranja-- y otros, como el PP, "que lo ven todo negro" y aplican la técnica del "cuanto peor, mejor". "Hay formas de hacer política que ya no cuelan", ha advertido Martín a Vidal de la Peña.

Contador