Actualizado 19/10/2009 21:26 CET

Los presupuestos de 2010 rondarán los 2.400 millones y se completarán con un plan de choque extrapresupuestario

El Consejo de Gobierno aprobará el día 29 un proyecto de ley "austero" pero que "fortalece la cohesión social"

SANTANDER, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los presupuestos generales de Cantabria para el año 2010 se situarán en torno a los 2.400 millones de euros y se acompañarán además de un plan de choque que pretende movilizar inversiones extrapresupuestarias por valor de unos 200 millones de euros a lo largo de los dos próximos años.

El Gobierno regional aprobará el próximo 29 de octubre el proyecto de ley de presupuestos, que remitirá inmediatamente después al Parlamento para su tramitación, y junto a ello el Ejecutivo también va a trasladar a la Cámara ese Plan de Choque de inversiones, que será "más ambicioso" que el desarrollado a lo largo de este año y extenderá además sus ámbitos de actuación.

En declaraciones a Europa Press, el consejero de Economía y Hacienda, Ángel Agudo, reconoció que elaborar las cuentas del próximo año ha sido "complicado", por el recorte de ingresos. El presupuesto "por primera vez en mucho tiempo" va a descender (en 2009 los presupuestos alcanzaron los 2.494 millones de euros). De hecho, según el consejero, quizá sea la primera vez en la historia de la Autonomía en la que las cuentas bajan.

Se trata por tanto de un presupuesto "austero", porque reduce el gasto público, pero al mismo tiempo "fortalece la cohesión social" y se acompaña de medidas complementarias que permiten mirar al futuro con optimismo y con la convicción de que, una vez superada la crisis, Cantabria tendrá "un futuro más esplendoroso".

Aunque en líneas generales el presupuesto de 2010 estará marcado por el descenso, hay políticas que lejos de seguir esa tendencia verán incrementadas sus partidas el próximo año, esencialmente el gasto relacionado con políticas sociales, en especial las de aplicación de la Ley de Dependencia y las de atención a los desempleados.

También se incrementará el gasto en política educativa porque, en palabras del consejero, la educación es una "inversión de futuro" y tiene "un alto rendimiento en términos económicos y sociales"; y se mantendrá un crecimiento "aunque moderado" del gasto sanitario, partiendo de la idea de que parte "muy importante" de la inversión sanitaria ya estaba realizada en ejercicios anteriores, pero apostando por "mantener las prestaciones y la calidad del servicio".

Como contrapartida a esta apuesta por las políticas sociales, educativas y sanitarias, "la mayoría" de las políticas restantes verán reducidas sus partidas y es que, según Agudo, en esta situación hay que "priorizar".

PLAN DE CHOQUE

De todas maneras, el consejero insistió en los recursos que se van a movilizar extrapresupuestariamente para compensar el descenso de los presupuestos. En este sentido, explicó que el Gobierno presentará al Parlamento un plan de choque "ambicioso" con el que se esperan movilizar 200 millones de euros fuera del presupuesto en dos ejercicios (2010 y 2011).

Mientras el plan de choque impulsado este año estuvo "muy constreñido" al ámbito de la obra pública y en especial a las actuaciones en carreteras, lo que se va a plantear ahora es una propuesta "más ambiciosa" que incluya no sólo infraestructuras viarias, sino también infraestructuras de carácter físico o tecnológico, o equipamientos como las nuevas sedes administrativas. La financiación de esas actuaciones se realizará una vez entregadas las obras.

ENDEUDAMIENTO

Por otro lado, el Gobierno va a echar mano del endeudamiento a través del Instituto Cántabro de Finanzas (ICAF). Agudo recordó que el ICAF tiene autorización del Parlamento para recurrir a endeudamiento por valor de 350 millones de euros, una posibilidad que el Gobierno va a "agotar" para impulsar proyectos de índole público-privada y de carácter estratégico que permitan incrementar "de forma sustancial" las inversiones ligadas al nuevo modelo productivo, como los proyectos de carácter tecnológico e industrial.

También el endeudamiento es uno de los factores que han contribuido a casar mejor las cuentas de 2010. Según recordó el consejero, las comunidades autónomas podrán este año de alcanzar un endeudamiento del 2,5 por ciento del PIB, más un 0,25% para inversiones productivas.

En el caso cántabro, sumadas ambas posibilidades el endeudamiento será del 2,65 por ciento, lo cual aporta unos 350 millones de euros que se van a utilizar en las políticas de gasto incluidas en el presupuesto. De todas maneras, el titular de Economía dejó claro que Cantabria seguirá siendo una de las comunidades autónomas --al margen de las de régimen foral-- con menor nivel de endeudamiento.

RECURSOS ADICIONALES

Además, otros recursos adicionales que se incorporan a las cuentas de 2010 suavizando los efectos de la crisis son los 90 millones extra que recibirá la comunidad con la entrada en vigor de nuevo modelo de financiación autonómica y los 55 millones adicionales que reportará a Cantabria la reforma fiscal promovida por el Gobierno central, ya contemplados en el proyecto de ley.

El consejero de Economía recalcó que esos recursos adicionales han sido posibles porque se aprobó incrementar el déficit en el que pueden incurrir las comunidades autónomas, así como el nuevo modelo de financiación y la reforma fiscal actualmente en tramitación, según los casos con el voto en contra o la abstención del PP.

En este sentido, lamentó que los 'populares' sigan defendiendo una bajada de impuestos y una serie de medidas que sumadas "mermarían" en 700 millones de euros los recursos de la Comunidad Autónoma para 2010. Esa cantidad es lo que cuesta, por ejemplo, "la nómina de todos los empleados públicos" de la Administración regional, y equivale también al 90 por ciento de gasto sanitario o a todo el gasto en dependencia y educación juntas.

"Lo que plantea el Partido Popular con esa política es que no abramos los colegios, cerremos los consultorios, no atendamos a las personas dependientes o dejemos de pagar a los empleados públicos todo 2010. Es una barbaridad que sólo se le puede ocurrir a aquellos que tienen muy lejos la perspectiva de gobernar en esta región", sentenció Agudo.