Actualizado 01/06/2018 12:57 CET

Real: El informe del SCS habla de fraccionamientos pero no de adjudicación irregular

María Luisa Real
GOBIERNO - Archivo

SANTANDER, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Sanidad, María Luisa Real, ha reconocido que en el informe de la Inspección Sanitaria sobre las irregularidades denunciadas en el Servicio Cántabro de Salud (SCS) señala que pudo haber "fraccionamiento de contratos" pero no habla de "adjudicación irregular para aprovechamiento de terceros".

"Son dos cosas completamente diferentes", ha dicho la socialista, que ha acusado al PP de "irresponsable" por lanzar, por "intereses políticos", "sospechas de forma generalizada" sobre el conjunto de la contratación del SCS --se han suscrito unos 70.000 contratos entre 2016 y 2017-- cuando lo que se ha encontrado son "incidencias" en menos de una decena de ellos. "Lo que ha habido es una absoluta distorsión de la realidad", ha opinado.

Así ha respondido la socialista al ser cuestionada por el contenido del informe de la Inspección de Sanitaria, hecho público el jueves por la tarde en el que se apunta a que pudo haberse incurrido en un fraccionamiento "indebido" de contratos en la ampliación del Hospital Virtual de Valdecilla y en la compra de 22 ecógrafos.

Real ha insistido que de los diez contratos puestos bajo sospecha por el PP, el informe demuestra en que en la "gran mayoría" de ellos "no hay ninguna incidencia contractual".

Además, la consejera ha asegurado que en el informe se recoge que no ha habido adjudicaciones a la carta, que las obras contratadas están realizadas, los equipamientos adquiridos están recepcionados y también que "no ha habido despilfarro de dinero público ni enriquecimiento de los directivos".

Real ha señalado que lo realizado por la Inspección Sanitaria es un informe "previo" y ahora la Intervención tendrá que determinar si, en realidad, hubo fraccionamiento de contratos en los dos casos en los que habla el informe --el de la ampliación del Hospital Virtual Valdecilla y la compra de 22 ecógrafos para los centros de salud--.

Y es que la consejera ha aclarado que solo se puede hablar de fraccionamiento de contratos si se determina que éstos corresponden a una única unidad funcional. Además, ha señalado que, además, se está a falta de las alegaciones.

EL FRACCIONAMIENTO DE CONTRATOS QUE SEÑALA EL INFORME

En cuanto a la ampliación del informe sobre la ampliación del Hospital Valdecilla, se señalaba que las obras se adjudicaron a tres empresas con "indicios de vinculación entre las mismas" pese a ser una unidad operativa o funcional.

Se trata de las empresas Gardenor, Iralia y Serincopsa, que según ha denunciado el PP tienen entre sus administradores al hijo de un alcalde socialista, el de Suances. El informe señala que el encargado o jefe de obras y la empresa de contacto fueron en todo momento la misma en los tres casos.

También se adjudicó a estas tres empresas el pintado de varios centros de salud pese a que existía un contrato con Elecnor, y de igual manera, la persona de contacto resultó ser la misma durante la ejecución de los trabajos de pintura.

Y sobre la compra de 22 ecógrafos para los centros de salud a las empresas Sakura y Esaote el informe habla de una "incorrecta tramitación administrativa" por no haberse "justificado debidamente" dicho fraccionamiento de contratos.

Para el instructor, el procedimiento más adecuado "quizás debió ser" un procedimiento abierto con concurrencia pública de licitadores, y en su caso, "con establecimiento de lotes, atendiendo a las distintas características de los equipos a contratar".

El instructor del expediente ha sido José Alburquerque, que fue gerente del SCS durante el Gobierno de Martínez Sieso (PP) y también durante la etapa de Charo Quintana como consejera de Sanidad durante la primera etapa del bipartito PSOE-PRC.