Revilla achaca el cierre de Torquelmain a un sector "tocadísimo" por la coyuntura global

Publicado 12/12/2019 13:34:54CET

SANTANDER, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha enmarcado la situación de Troquelmain XXI -que liquida la empresa de Maliaño y despide a sus 97 empleados- a que el sector de la automoción y el del acero, ambos con destacada presencia en la región, están "tocadísimos" por la coyuntura global, marcada por la caída de las ventas del automóvil y los aranceles por la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

Revilla ha respondido así este jueves a preguntas de los medios sobre el cierre de la antigua Candemat, en concurso a la espera de que aparezca un comprador interesado, y ha asegurado al respecto que desde el Gobierno van a "intentar hacer lo que se pueda", dentro del límite -ha precisado- que supone "luchar" contra una tendencia internacional.

"Se puede hacer lo que se puede hacer", ha comentado el también secretario del PRC, que ostenta las competencias de Industria en el Gobierno de coalición con el PSOE y que, a propósito de la petición hecha esta mismo jueves por el PP para que "se ponga las pilas" ante la coyuntura del sector, ha asegurado que trasladará esta situación y las reivindicaciones que procedan al presidente de España en funciones, Pedro Sánchez.

Ahora bien, el regionalista ha recordado que la situación global es "muy complicada" para el sector del automóvil, que en Cantabria tiene un "peso importante" con plantas dedicadas a la fabricación de piezas para "casi todas" las marcas de coches, y de la industria del acero, que están ambos "tocadísimos" a nivel internacional.

Así, el "bajón" derivado de la caída de ventas de vehículos repercute en Cantabria, en las empresas de piezas de automoción de las que hay "cantidad" en la región, así como también sucede con los aranceles derivados de la guerra comercial entre Estados Unidos y China que incide en la economía y "perjudica muy seriamente" a fábricas como las dedicadas al acero.

El presidente regional ha considerado que "mientras no se aclare el futuro" del automóvil en general y en lo relacionado con la venta de coches eléctricos en particular no va ir "nada bien" el sector.

Y con todo esto, ha indicado que desde el Gobierno regional trasladarán esta situación al Ejecutivo central y pedirán también a su presidente en funciones, Pedro Sánchez, que "presione" a la Unión Europea.

Para leer más