Actualizado 30/07/2009 21:35 CET

Revilla lo califica de "abominable" e insta a "no dar respiro a los asesinos en su agonía terminal"

Asegura que la banda "quema sus últimos cartuchos" antes de desaparecer

SANTANDER, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha condenado rotundamente el "abominable" atentado de ETA en la localidad mallorquina de Calviá, que ha causado la muerte a dos guardias civiles, y ha instado a todas las formaciones políticas y al conjunto de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado a "no dar respiro a los asesinos en su agonía terminal".

En su opinión, la banda se encuentra "aislada socialmente" y está "quemando sus últimos cartuchos antes de desaparecer para siempre y permitir a los españoles vivir en paz y libertad".

Revilla aseguró en un comunicado que la sociedad española no se va a "amedrentar" por los atentados de los últimos días, sino todo lo contrario, "se fortalecen las ansias de desterrar de una vez por todas a quienes siembran el terror y el miedo".

Además, consideró que ETA pretende celebrar sus 50 años de vida "de la única manera que sabe, matando de forma cobarde a personas inocentes, pero no van a conseguir doblegar a todo un país", aseguró.

El presidente expresó la solidaridad de todos los cántabros con las familias de las víctimas, con los heridos y con la Guardia Civil, que está siendo objeto de las últimas acciones terroristas. Asimismo, mostró su "total confianza" en los cuerpos policiales para seguir estrechando el cerco al entorno etarra y meter a todos sus terroristas en la cárcel, donde acabarán "irremediablemente".

Revilla concluyó señalando que "es el tiempo de la unidad y del consenso" entre todas las fuerzas políticas, porque "cuando está en juego la vida de las personas y el futuro de España no puede haber discrepancias".