Actualizado 03/02/2009 20:25 CET

Tribunales.- Revocada la suspensión de militancia a un miembro de USO que denunció la manipulación de datos de afiliados

SANTANDER, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Social número Uno de Santander ha revocado la suspensión de militancia al miembro del sindicato USO, José María Mateos, que en 2007 acusó a la dirigente Mercedes Martínez de "manosear" y manipular los listados de afiliados.

Las acusaciones se lanzaron en julio de 2007, en el transcurso de una reunión del Consejo Regional de USO, en la que el denunciante consideró que la miembro de la Comisión Gestora, Mercedes Martínez, había manipulado los datos de afiliaciones con carácter previo a la celebración del congreso de esta formación.

En marzo de 2007, la dirigente efectuó correcciones en afiliados que aparecían mal ubicados en las distintas agrupaciones y luego trató de introducir estos cambios en una aplicación informática. Las acusaciones que Mateos realizó a Martínez también señalaron que esta había deshabilitado a una compañera para trabajar en el ordenador.

En la citada reunión del Consejo Regional en julio de 2007, se pidió a Mateos que se retractara públicamente si no tenía pruebas y le advirtieron de que en caso contrario, se adoptarían medidas "duras". El denunciante retiró lo mencionado sobre la dirigente, pero no lo relacionado con la existencia de la manipulación de datos.

Posteriormente, en octubre de 2007, el Consejo Regional acordó crear una comisión para estudiar si efectivamente se habían producido las manipulaciones de los datos y adoptar sanciones hacia ella, si se confirmaban, y en caso contrario, hacia quien lanzó las acusaciones.

La dirigente sindical aseguraba que las afirmaciones "injuriosas" le producían "ansiedad e insomnio" y reclamó que se depuraran responsabilidades, al considerarlo una falta muy grave hacia ella.

En el transcurso de la instrucción un afiliado a USO dijo haber sido testigo de como Martínez utilizó el ordenador y cambió datos, durante varios días. Por su parte, el director de los programas informáticas explicó que los cambios de afiliados de una unión a otra sólo podían hacerse bajo su dirección.

Por tanto, se consideró la acusación injustificada y, en febrero de 2008, se aprobó la sanción de suspensión de militancia de USO a Mateos por un período de dos años.

El fallo del Juzgado de lo Social entiende que se produjo la retractación pública y que sus afirmaciones, al margen de la intencionalidad, están basadas en los datos de las actas de las reuniones, ya que el número de afiliados del MEC (Ministerio de Educación) en la Unión Comarcal de la Bahía de Santander pasó de tener 34 miembros a 89, aunque finalmente se rectificara.

CRISIS CONGRESUAL

El promotor de la denuncia, José María Mateos, enmarcó esta sentencia en la "crisis" que el sindicato vivió con motivo de la gestión previa y la celebración del VI Congreso Regional y el "fuerte enfrentamiento" entre los miembros de las uniones comarcales Bahía de Santander y Saja Besaya.

Antes del Congreso USO estaba dirigido por una gestora de la que Martínez era miembro y responsable de Organización, responsabilidad que luego mantuvo tras el congreso.

Mateos destacó la declaración de uno de los testigos, J.M.Gutiérrez, dirigente de USO en Torrelavega y miembro de la Sección Sindical de SOLVAY, que fue presidente del citado congreso y del que la sentencia asevera que "faltó a la verdad" cuando dijo que el denunciante había retirado las acusaciones en relación a otra persona y no hacia quien las había expresado.

El denunciante, que en los momentos previos al Congreso se planteaba presentar alguna candidatura a los distintos órganos junto con otros compañeros, explicó que contra este sentencia se podrá interponer recurso de suplicación, pero consideró que, si no prosperase, esto "podría acarrear graves consecuencias" para el sindicato.