Actualizado 04/05/2007 19:26 CET

Unas 700 personas trabajarán en la provincia de Cuenca este verano en la extinción de incendios

CUENCA, 4 May. (EUROPA PRESS) -

Unas 700 personas velarán este verano para que los incendios que se puedan producir en la provincia de Cuenca sean extinguidos con la máxima prontitud.

Así, el 1 de junio comienza la campaña de extinción de incendios y todas las administraciones implicadas mantuvieron hoy una reunión de coordinación para articular los medios de los que disponen, con representantes de Protección Civil, el SEPRONA, el Consorcio de Medio Ambiente de la Diputación Provincial de Cuenca, las delegaciones provinciales de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, y de la Junta.

En declaraciones a los medios, el delegado de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Darío Dolz, indicó que "la coordinación entre las administraciones es excelente", y que entre la prevención y extinción se invertirán este año unos 13 millones de euros. Sobre los medios técnicos, la provincia cuenta con 41 puestos de vigilancia fija, 16 retenes terrestres, 16 camiones autobomba y 16 patrullas móviles, con la novedad de que cada patrulla estará formada por una persona más.

Además, habrá dos cuadrillas helitransportadas, ubicadas en Campillo de Paravientos y en Beteta. En cuanto a los medios aéreos, hay tres aviones de carga en tierra, un avión de coordinación de medios aéreos destacado en Sotos y tres máquinas pesadas tipo buldózer.

El delegado de Medio Ambiente comentó que este verano se prevé caluroso y que estos dispositivos están conveniados para colaborar en la extinción de incendios, no sólo de otras provincias de Castilla La Mancha, sino también de las comunidades autónomas limítrofes. Un verano más se va a prohibir hacer fuego o barbacoas al aire libre. El objetivo de todas las medidas tomadas es seguir reduciendo el número de incendios, ya que el año pasado ardieron 184 hectáreas en un total de 150 incendios.