3 de abril de 2020
 
Actualizado 24/02/2020 12:51:07 +00:00 CET

Una mujer de Albacete a la que su marido intentó matar pide al juez que le revoque la orden de alejamiento


Palacio de Justicia de Albacete
Palacio de Justicia de Albacete - EUROPA PRESS

ALBACETE, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El hombre de 82 años acusado de intentar matar a su esposa en Casas Ibáñez (Albacete) en septiembre de 2018 ha negado haber intentado asfixiar a su esposa con una almohada y haberla acuchillado aunque sí que ha reconocido que la golpeó en la cabeza con la hoja de cuchillo alegando que se le fue la cabeza. "No sé qué me pasó", ha declarado ante el juez. Mientra, la  víctima que ha defendido que su marido "estaba mal" ha pedido al juez que revoque la orden de alejamiento que pesa sobre él.

En el juicio que se celebra en Albacete, el hombre ha testificado que su mujer gritaba "socorro, socorro" y además de negar haberle clavado el cuchillo ha asegurado de manera rotunda que no la asfixió y que posteriormente, cuando llegó la Guardia Civil, él se encontraba en el domicilio "durmiendo como un tonto".

Asimismo, ha testificado que tiene "lagunas" de esa noche y que no sabe por qué lo hizo ya que asegura que la relación entre él y su esposa era "normal". En la misma línea ha negado el haberle dicho a su esposa que iba a matarla y que luego se mataría él.

"NO ESTABA BIEN"

Por su parte, la víctima ha declarado que su marido "no estaba bien" debido a que sufrió en el mes de mayo un ictus, a lo que ha añadido que en las últimas semanas antes de los hechos estaba más nervioso porque escuchaban ratas por el techo y él las tenía fobia.

Así, durante su declaración en el juicio, la víctima ha manifestado que en los 58 años de matrimonio su marido "nunca" le había levantado la mano ni habían tenido discusiones. "Éramos un matrimonio normal".

En la misma línea que su marido, ha explicado que ella no recuerda que el procesado la intentase asfixiar con la almohada y que cuando vio a su marido con el cuchillo le pidió que se calmase.

Sobre los hechos, ha explicado que tras escuchar las palabras de su marido intentó calmarte diciéndole que luego tomaban algo si hacía falta con el fin de que dejara el cuchillo aunque no aceptó y finalmente la hirió hasta que soltó el arma y ella la tiró. "Ahí fue cuando me salve", ha alegado.

La víctima, que ha asegurado que tuvo miedo, recuerda que se defendió ciando ocurrió la agresión. "Tenía una cara que me daba miedo", ha llegado a decir sobre su marido, para responder afirmativa al juez que querría que se retirase la orden de alejamiento.

Por otra parte, han testificado tres vecinos de la localidad albaceteña, quienes han respondido que ninguno de ellos mantenía relación con ellos. Así, uno de los testigos ha explicado que la madrugada del 17 de septiembre de 2018 escuchó como chillaban pero no le dio importancia ya que pensaba que estaban simplemente hablando.

Por otro lado, un segundo testigo y Policía Local del municipio ha explicado que la mujer fue a la comisaría tras lo sucedido y les explicó lo que ocurrió, asegurando que en aquel momento la víctima sí narró que su esposo la intentó asfixiar.

Por su parte, la tercera testigo, agente de la Guardia Civil, ha explicado que la mujer narró lo sucedido, asegurando que en ese momento explicó que le pinchó con el cuchillo.

LOS HECHOS

En el escrito de la acusación de la Fiscalía se manifiesta que el suceso ocurrió en la madrugada del 17 de septiembre de 2018 en el domicilio del matrimonio cuando el acusado entró en el dormitorio con un cuchillo de 30 centímetros de hoja con el que intentó matar a su mujer.

La mujer tras haber recibido varios pinchazos en diferentes partes de su cuerpo --cabeza, pierna y brazos-- por parte de su marido, señala la Fiscalía, consiguió salir de su casa y dirigirse al Centro de Salud donde le curaron las heridas.

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Albacete ha suspendido el juicio hasta el miércoles 26 de febrero debido a que habrá nuevas pruebas testificales en el juicio. Un juicio en el que la Fiscalía pide 11 años y 3 meses de cárcel para el acusado.