Cañizares dice que la Iglesia no pide un Estado confesional pero no acepta que no se salvaguarde la libertad religiosa


Actualizado 15/03/2007 15:42:05 CET

Toledo acogerá un Vía Crucis el 23 de marzo a las 20.00 horas

TOLEDO, 15 Mar. (EUROPA PRESS)

El cardenal arzobispo de Toledo, Primado de España y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), monseñor Antonio Cañizares Llovera sostuvo hoy que la Iglesia no reclama un Estado confesional; "pero no pueda aceptar un laicismo ideológico o excluyente que no salvaguarde el ejercicio del derecho a la libertad religiosa", aseguró.

Cañizares hizo estas manifestaciones durante la toma de posesión del nuevo deán, Juan Sánchez, en la Catedral Primada, donde recordó que "estamos en un Estado de Derecho y podemos y debemos exigir el cumplimiento y respeto de los derechos fundamentales como es el de la libertad religiosa".

El cardenal arzobispo de Toledo subrayó que "esto no puede seguir así, por el bien y salud de nuestra sociedad y, sobre todo, por respeto a las realidades más santas. Sin ese respeto básico no hay paz ni auténtica convivencia, ni libertad ni futuro. Estamos ante un signo más de una sociedad, la española, en la que el deterioro moral, la quiebra de humanidad, la ruptura de lo que la sustenta, la están desintegrando".

"Para sobrevivir, España necesita una nueva aceptación y un gran respeto de lo que constituye su patrimonio más propio y su identidad más genuina, inseparables de su tradición y de su historia enraizada en lo más sagrado y verdadero de la fe cristiana. Hacer lo que se ha hecho con Jesucristo o con la Santísima Virgen es un delito de lesa España, que la socava y destruye", puntualizó Cañizares.

Al mismo tiempo, afirmó que como obispo, "pido al pueblo cristiano que no devolvamos mal por mal, que respetemos a todos y exijamos que nos respeten, que seamos testigos de Jesucristo y mostremos su rostro en un testimonio de misericordia y amor, y, en virtud de ese amor, luchemos para que cambie esta sociedad en la que han sido posibles estos hechos deplorables, signo de una enfermedad que la corroe".

Cañizares invitó a un Vía Crucis en todas las parroquias el viernes, día 23 de marzo, y a un gran Vía Crucis en la ciudad de Toledo, el mismo día, a las 20.00 horas. "Así nos manifestamos los cristianos", recalcó.

Finalmente, anticipó que la "magna" celebración eucarística que se celebrará el día 24 en Guadalupe, con ocasión del primer centenario de la proclamación de la Virgen de Guadalupe como Patrona de Extremadura, se ofrecerá como "expiación y reparación de estos hechos que tanto la denigran".