Casado no se cree el revés al PP de las encuestas porque hay 40% de indecisos: "Estamos en plena remontada"


433885.1.644.368.20190421150109
Vídeo de la noticia
Publicado 21/04/2019 15:01:09CET

Pide a los suyos un "empujón final" y concentrar voto en Partido Popular para poder desalojar a Sánchez de Moncloa

TOLEDO, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

El líder del PP y candidato a la Presidencia del Gobierno, Pablo Casado, ha restado credibilidad a las encuestas que se están publicando y que conceden un revés electoral al Partido Popular en las elecciones generales del 28 de abril, ya que, según ha dicho, hay un 40% de indecisos. Por eso, ha pedido a los suyos un "empujón final" porque, según ha dicho, están en "plena remontada".

Así se ha pronunciado en un acto electoral en el Cigarral de las Mercedes, en Toledo, --ante unas mil personas, según fuentes del PP--, en el que también han participado la candidata a la Alcaldía de Toledo, Claudia Alonso, el cabeza de lista del PP al Congreso, Vicente Tirado, y el presidente del PP en Castilla-La Mancha y candidato a la Presidencia del Gobierno regional, Paco Núñez. También estaba presente el número uno por Cuenca y exministro de Justicia, Rafael Catalá.

Castilla-La Mancha es una comunidad clave para el PP en las próximas elecciones generales y, de hecho, esta misma semana ha visitado tres provincias en esta comunidad (el martes estuvo en Ciudad Real, el sábado en Almansa (Albacete) y este domingo ha parado en Toledo). En este momento, el PP tiene 12 diputados castellano-manchegos en el Congreso y la macroencuesta del CIS pronostica que puede quedarse con la mitad de esos escaños.

"VAMOS A EVITAR LO QUE ES MALO"

Una vez más, Casado ha afirmado que quiere ser el presidente de todos los españoles. "Por eso os pido este empujón final en esta campaña. Estamos en plena remontada, vamos a sumar, vamos a ganar y vamos a recuperar de una vez por todas el futuro que una vez más la izquierda está poniendo en riesgo de esta maravillosa patria nuestra que es España", ha enfatizado ante un auditorio entregado.

"Vamos a evitar lo que es malo", ha proclamado Casado, para insistir en que la "mejor receta" el 28 de abril es "concentrar" el voto en la "única alternativa a Pedro Sánchez" para que en España no "manden los independentistas".

Una vez más ha puesto en valor la gestión económica del PP y ha recordado como Mariano Rajoy cogió España "a punto de ser recatada". "Cogimos una España que estaba en la UCI", ha proclamado, para añadir que a esa España enferma lograron "operarla" y darle "estabilidad".

EMPIEZA A PREPARAR LOS DEBATES

Al término de este acto, el presidente del PP ha puesto rumbo a Madrid para empezar a preparar con su núcleo duro en la sede nacional del partido en la madrileña calle Génova los dos debates electorales que organizan este lunes y martes RTVE y Atresmedia. A esa reunión acudirá su jefe de campaña, Javier Maroto, su jefe de gabinete, Javier Lasquetty, y su directora de Comunicación, Maria Pelayo, según fuentes del partido.

De hecho, ha confesado en el mitin de Toledo que esta tarde tenía previsto ir a una corrida de toros en Sevilla con Miguel Abellán pero al final no acudirá porque, según ha dicho, su equipo le dice que "hay dos debates" y hay que sentarse a "ver cosas". En una charla informal, ha dicho que no pueden esperar ver una "Super Bowl" porque un debate a cuatro será más bien "informativo".

VAN A "DERROTAR" LAS ENCUESTAS

Previamente, en una entrevista en la Cope, recogida por Europa Press, Casado se ha mostrado convencido de que el PP va a "ganar y gobernar" tras las elecciones generales, de forma que va a "derrotar" a las encuestas como ha ocurrido "siempre" en las últimas décadas. "Y ahora con un 40% de indecisos en todas las encuestas, mucho más", ha aseverado.

Casado ha defendido los debates electorales y ha dicho que le gustaría que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, tuviera "a bien" celebrar un cara a cara "el miércoles o el jueves". Según ha agregado, él dijo sí "a todos los debates" propuestos en campaña electoral desde el primer momento.

En materia económica, ha dicho que España "no va bien" y que hay "cifras preocupantes que recuerdan mucho a Zapatero, cuando negaba la crisis". A su entender, esa es la constatación de por qué Sánchez se ha ocultado y no quería debatir. "El colmo es que intentara obtener un formato a medida, y que intentara acabar por no ir a ninguno de los debates", ha concluido.