Actualizado 30/12/2010 18:27 CET

COAG-IR defiende que en 2010 no ha habido "brotes verdes", sino caída de precios

TOLEDO, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

COAG-IR ha defendido que en el 2010, el campo castellano-manchego no ha visto "brotes verdes" sino la caída de los precios y el incremento de los costes de producción, pese a que las primeras estimaciones de renta agraria hechas públicas tanto por el MARM como por los servicios estadísticos de la Comisión Europea apuntan a que en 2010 habrá un incremento de la renta agraria por unidad de trabajo del entorno del 5 al 6 % respecto del 2009.

En nota de prensa la organización agraria ha indicado que "sin duda alguna", el protagonista en el 2010 ha sido el agua, pues aunque las nieves y las lluvias se han mostrado generosas, "se perdió la batalla emprendida por la región para que a Castilla-La Mancha se le reconociera en su Estatuto la mayoría de edad en las competencias de agua".

"La presión del Levante en defensa de sus privilegios sobre el Trasvase Tajo-Segura fue causa de desencuentros políticos en Castilla-La Mancha y el Partido Popular no refrendó un proyecto que finalmente hubo de retirarse por su falta de apoyo", han condenado.

"Ahora el Gobierno regional pretende otra vez dotar a sus aspiraciones en política de agua de carta jurídica con una nueva Ley del Agua en Castilla-La Mancha, cuyo texto es ambicioso, pero de la que está por ver su recorrido", han defendido desde COAG-IR, al tiempo que han asegurado que la verdadera batalla del agua está en la Planificación Hidrológica de las demarcaciones que nos afectan, que está abierta ahora en canal y que es donde se fijará para los próximos años cuánta agua podemos aprovechar, de dónde y para qué.

"A la decepción general del Estatuto se une la decepción del Plan Especial del Alto Guadiana (PEAG), ya que en 2010 no ha despegado tampoco presupuestariamente en lo que se refiere a la adquisición de derechos y con quejas por el retraso de los pagos y en el proceso de regulación de extracciones", han indicado.

Así las cosas, han defendido que lo que mejor refleja la crisis son los datos del desempleo agrario que va a cerrar el 2010 con un incremento superior al 40 % y con la perdida de otras 2.000 personas en el conjunto de los ocupados en el sector agrario.

Aparte de los grandes temas ha habido cuestiones más puntuales que, por su importancia en el ámbito local o por su generalización, han contribuido a enturbiar el panorama agrario y a aumentar el malestar de los agricultores y ganaderos.

Los daños que la fauna salvaje está ocasionando en los cultivos, la ITV de los tractores o los robos han traído a los agricultores "de cabeza", han concluido desde la organización agraria