Publicado 06/05/2021 14:59CET

Los comercios afectados por el cambio de nombres en calles en Guadalajara tendrán una línea de ayudas del Ayuntamiento

La segunda teniente de alcalde del Ayuntamiento de Guadalajara, Sara Simón.
La segunda teniente de alcalde del Ayuntamiento de Guadalajara, Sara Simón. - EUROPA PRESS

GUADALAJARA, 6 May. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Guadalajara va a poner a disposición de todos los vecinos afectados por el cambio de nombre de calles vinculadas con el franquismo un punto de información para atender a todos ellos en el propio Registro Municipal y va a habilitar también una línea de ayudas para todos los comercios que tengan que sustituir letreros o hacer tarjetas de visita o cualquier otra modificación.

Así lo ha asegurado la segunda teniente de alcalde del Ayuntamiento, Sara Simón, en respuesta a la pregunta formulada poco antes en rueda de prensa por el Grupo Municipal del PP sobre quién se hará cargo de los gastos y ante sus críticas a esta decisión.

Simón, en declaraciones a varios periodistas, ha señalado que todos los vecinos van a ser informados con el fin de causar las menores molestias posibles y se ha mostrado crítica con ante el hecho de que el PP, en los doce años que estuvo de Gobierno Municipal, no hiciera nada al respecto pese a que hay una ley de Memoria Histórica que "decidieron ignorar".

La edil ha recordado al Grupo Municipal del PP en el Ayuntamiento de Guadalajara que en España hay una Ley de Memoria Democrática que hay que cumplir y ha reseñado que cuando hay una norma no se pueden hacer consultas a la ciudadanía y "en esta ciudad se ha estado demasiado tiempo obviándola".

Según ha subrayado, los nombres de las calles que se van a cambiar están consensuados con el Foro de la Memoria Histórica, convencida de que es una acción que hay que llevar a cabo "para poder cerrar heridas" y lamentando que en doce años el PP "no haya tenido tiempo" de hacer nada.

La segunda teniente de alcalde ha subrayado que este Gobierno municipal tiene claro que hay etapas que hay que cerrar pero para ello "hay que hacer justicia" porque es una "obligación legal y moral" con vecinos que sufrieron la persecución e incluso fueron asesinados por tener unos ideales o militar en un partido o en un sindicato, ha concluido.