Publicado 08/12/2015 18:01CET

Una exposición descubre objetos personales de las casas de los vecinos del barrio conquense de San Antón

San Antón
EUROPA PRESS/MARCOS MONTIEL SOTO

CUENCA, 8 Dic. (EUROPA PRESS) -

Este miércoles el espacio Lamosa, ubicado en el barrio conquense de San Antón, abre sus puertas a la muestra 'Arqueología en la memoria de las familias de San Antón', firmada por la zaragozana Cristina Moreno y el venezolano Marco Montiel-Soto.

La exposición servirá de clausura al programa de residencias de artistas 'Permanencias', en el que han participado diez artistas cuyos ocho proyectos se están dando a conocer estos días a través de un festival que concluye el sábado día 12 de diciembre.

En declaraciones a Europa Press, Moreno ha explicado que, con esta iniciativa, se trata de trabajar sobre un barrio, San Antón, que es "un poco todavía desconocido o desfavorecido" e integrar, de alguna manera, a los vecinos en un proyecto artístico, "recopilando los objetos de sus casas en una misma casa".

Esta "arqueología en la memoria" surge a raíz de una iniciativa similar impulsada por Marco en Maracaibo, Venezuela, y es fruto de dos meses y medio de trabajo de campo en el transcurso de los cuales, según el venezolano, han conocido el barrio y visitado a sus familias con el fin de "generar confianza con ellos".

"La idea era que nos prestasen sus objetos íntimos y que decoran sus hogares" para conectarlos en un "gabinete de curiosidades del barrio, donde se pueden ver sus gustos, sus aficiones, su religión y determinadas cosas que conviven con ellos en sus casas", aunque "no todos han querido entregar sus objetos", ha admitido el venezolano.

Su propuesta fue aceptada, no obstante, por más de treinta vecinos, que cedieron objetos tan curiosos como animales disecados, un panteón para pájaros, retratos de boda, piezas de porcelana o un salvavidas "que le salvó la vida a un vecino".

"De alguna manera, cuando llegamos a las casas, tratamos de investigar un poco de qué se tratan los objetos o su decoración y terminamos seleccionando los que tienen un peso simbólico más fuerte en su dueño y en su memoria", ha subrayado Montiel-Soto.

PRIVACIDAD DE LAS FAMILIAS

Gracias a su proyecto, han mostrado "la privacidad de todas estas familias, sacándola a la luz" con objeto de que los demás vecinos, artistas y personas que no son del barrio de San Antón "puedan ver cómo lucen más o menos las casas por dentro del barrio", ha continuado.

Moreno, que estudió en Cuenca, se confiesa "más acostumbrada" a convivir con objetos religiosos o con recuerdos de Cuenca como la típica botella de resoli, pero a Marco "le ha llamado mucho la atención", el hecho de que Cuenca "esté tan presente en todas las casas como elemento decorativo y como símbolo de orgullo", sostiene la artista.

A su juicio, esta propuesta artística es una experiencia "muy buena" para el barrio, ya que ha provocado que los vecinos "se emocionen" al ver sus objetos expuestos "a modo de obra artística, de homenaje", al tiempo que ha impulsado "diálogos nuevos" entre los artistas vinculados a Lamosa y los lugareños.

En la misma línea, Marco ha afirmado que esta residencia es "una oportunidad" y una vivencia "muy gratificante y positiva para todos". "Cada artista ha aportado algo diferente, porque todos tenemos conceptos y maneras de trabajar diferentes", al tiempo que los vecinos han podido participar de este "diálogo".

DIRECTOR DE LA MUESTRA

Por su parte, el director artístico de 'Permanencias', Daniel Raposo, ha aseverado que esta residencia ha sido construida "desde, por y para el barrio de San Antón".

Financiado por el Plan Urban a través de fondos FEDER destinados a barrios en riesgo de marginalidad o exclusión, el programa ha incluido estancias de entre 1 y 3 meses para artistas de disciplinas tan dispares como el documental, la fotografía, el vídeo, la intervención urbana, el desarrollo de códigos QR o el dibujo.

En total, han sido más de setenta aspirantes de entre los que un jurado profesional decidió "qué tipo de proyectos eran los que tenían que venir al barrio de San Antón, que tienen que ver mucho con lo social" y en los que "se elimina, de alguna forma, la autoría", ya que el objetivo es que los vecinos "se hagan partícipes, porque son ellos los protagonistas reales de todo esto".

"Sin ellos, esto no tendría sentido y todos los proyectos se han desarrollado para trabajar con ellos", pues los artistas "no han venido aquí a contar historias, sino a que el barrio le cuente las historias y ellos repensar esa historia o reescribirla", ha apostillado.

De esta forma, además de crear una programación cultural y apoyar a la propia creación, la intención ha sido "cambiar la idea que se tiene sobre el barrio de San Antón, hacerlo un barrio de noticias positivas". "Al final, aquí se crea comunidad y eso es algo también muy positivo, que es lo que no se muestra o no se ve" y es lo que diferencia a 'Permanencias', la integración "de la gente que habita con la gente que viene", ha justificado Raposo.

Como símbolo del programa queda el 'Pabellón This is San Antón!', trabajo del venezolano Maximillian Nowotka que consta de una parte efímera y una parte permanente compuesta por una tarima de madera a modo de plaza. Iluminado por un foco, el espacio invita a los conquenses a subir hasta la denominada 'zona cero' del barrio y, a modo de escenario, sirve de sede para todo el programa del festival, que ha incluye talleres, proyecciones, música.

A lo largo del festival, este "pabellón" acoge parte de la serie fotográfica 'Essi. Voi. Noi', auspiciada por el italiano Francesco Ciotola, que ha propuesto un laboratorio de fotografía con vecinos del barrio a los que, posteriormente, les proporcionó una cámara desechable para que le "dieran su propia visión del barrio".

La segunda parte del proyecto, en el que han participado alrededor de veinte personas, ha incluido una serie de retratos a jóvenes del barrio "para que saliera también una visión de la realidad del momento", con la que, ha manifestado, suele "trabajar siempre" en barrios "que se suelen decir difíciles" como las '3.000 mil viviendas' de Sevilla, de donde, advierte, "salen las cosas más nobles".

De los trabajos de sus alumnos, Ciotola ha destacado la "ironía muy peculiar" que destilan, algo que denota el "carácter español" de la ciudad y "de un barrio más vivo y desfavorecido", así como el "compromiso que tuvieron con este trabajo y conmigo".

La primera convocatoria de 'Permanencias' ha logrado, según Raposo que, "de alguna forma, se mire hacia aquí y que venga mucha gente", así como que en Cuenca "se vuelva a hablar de creación y cultura contemporánea", por lo que, ha defendido, "ha merecido la pena".