Publicado 11/02/2014 10:29CET

La Guardia Civil auxilia a un hombre y una mujer, en dos actuaciones distintas, en Almagro y Herencia

CIUDAD REAL, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil ha auxiliado a dos personas, un hombre y una mujer, en dos actuaciones distintas realizadas en los términos municipales de Almagro y Herencia.

El primero de estos auxilios tuvo lugar tras recibirse una llamada en el Centro Operativo Complejo (COC) de la Guardia Civil de Ciudad Real, en la que el 112 informaba de que una persona que se encontraba en una casa de campo ubicada en la finca El Montecillo, del término municipal de Almagro, sufría una grave hemorragia y no podía salir de la finca por sus propios medios.

Una patrulla de la Guardia Civil de Almagro, los servicios médicos del centro de salud de la localidad y una ambulancia se trasladaron hasta la finca, cuya puerta de acceso encontraron cerrada, ha informado la Delegación del Gobierno en nota de prensa.

Los agentes forzaron el candado para acceder al interior del recinto vallado, lo que permitió que los servicios sanitarios pudieran llegar hasta la vivienda de la finca y controlaran la hemorragia de la persona herida, de 65 años de edad, que fue evacuada en ambulancia hasta el Hospital General de Ciudad Real.

La segunda actuación tuvo lugar en la carretera CM-3165, que une las poblaciones de Alcázar de San Juan y Herencia, cuando una patrulla de la Guardia Civil de Herencia observó un turismo que aparentemente estaba estacionado.

Los agentes pudieron ver a una mujer inconsciente que estaba tumbada en los asientos delanteros y, aunque inicialmente no pudieron llegar a ella porque el vehículo estaba cerrado, pudieron hacerlo poco después gracias a que uno de ellos introdujo una defensa de dotación por el hueco de una de las ventanillas, que estaba fracturada y activó el desbloqueo de las puertas.

Una vez abierto el vehículo observaron que la mujer no respondía a ningún estímulo, por lo que estos realizaron maniobras de reanimación con las que consiguieron que la mujer recobrara la conciencia.

Esta mujer, que había sufrido un accidente, como consecuencia del cual se había fracturado la ventanilla, manifestó que no recordaba nada de lo sucedido, refiriendo fuertes dolores en la espalda, especialmente a la altura del cuello y en las manos y las piernas.

Los guardias civiles inmovilizaron el cuello de la accidentada para evitar un agravamiento de sus lesiones, personándose después una UVI del SESCAM que, tras estabilizarla, la trasladó al Hospital de Alcázar de San Juan.