8 de abril de 2020
 
Actualizado 09/01/2015 14:12:58 +00:00 CET

El juicio por el apuñalamiento de una mujer se reanuda el 16 de enero


GUADALAJARA, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El juicio por el apuñalamiento de una mujer por parte de su pareja en una travesía de la calle Mayor de Guadalajara en verano de 2013, en presencia de la hija de ambos, comenzará el próximo viernes 16 de enero en la Audiencia Provincial de Guadalajara, y en él se juzgará al acusado de un delito de asesinato en grado de tentativa.

   La víctima sufrió múltiples lesiones por arma blanca, razón por la que el fiscal ha pedido para el acusado, L.D.M., sin antecedentes penales, una pena de 14 años con el agravante de parentesco y otros once meses más por haberse saltado la medida cautelar de no acercarse a su pareja a raíz de la denuncia previa presentada por su expareja, según figura en el escrito de acusación del Ministerio Fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press.

   También el Fiscal solicita que el acusado no se acerque a la agredida, D. I, ni a la hija de ambos durante un periodo de 24 años.

   La víctima había denunciado a la que fuera su pareja durante varios años por un delito de violencia de género acaecido el 27 de julio de 2013, a consecuencia del cual varios días después se dictaba un auto por el que se prohibió al condenado acercarse a una distancia inferior de 500 metros.

   Pese a ello, tras tener conocimiento el acusado de que la víctima iba a ir un día determinado a una zapatería del centro de Guadalajara, concretamente el 2 de agosto, la siguió hasta agarrarla por la espalda, y tras cogerla del cuello, con un cuchillo de cocina de unos 14 centímetros de hoja le propinó múltiples puñaladas en la zona del cuello y de la espalda.

   Después, la arrastró por el suelo, llegando en ese momento varios agentes de la Policía Local que trataron de impedir que el agresor siguiera arrastrando a la víctima con gritos de "alto", este siguió asestándole puñaladas por la espalda y el abdomen, todo ello en presencia de la hija de ambos.

   Por fin los agentes lograron detener al agresor y dar aviso a los Servicios Sanitarios de que D.I. requería atención médica, habiendo precisado varias intervenciones posteriormente, anestesia general, laparotomía, tardando en curar 97 días.

   Además, le han quedado algunas secuelas consistentes en trastornos de estrés postraumático y algunas cicatrices. Por su parte, el procesado, que vivía con la víctima en la vecina localidad de Fontanar y se encuentra en prisión sin fianza, deberá indemnizar a la víctima con casi 36.500 euros.