Publicado 18/12/2016 10:19CET

Juzgan a un empresario por el accidente de un trabajador, que tenía sin contrato

ALBACETE, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal 1 de Albacete juzgará este martes 20 de diciembre a un hombre, administrador de una empresa de construcción, como presunto autor de un delito contra la seguridad en el trabajo y otro de lesiones por imprudencia, por los que el Fiscal le pide una pena de 6 años de cárcel y 453.692,93 euros en indemnizaciones.

En su escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, la Fiscalía indica que, en septiembre de 2009, el acusado era administrador de una empresa que estaba realizando las obras de restauración de una vivienda en una pedanía de Yeste.

La obra carecía de organización preventiva y no tenía ni plan de prevención de riesgos laborales, ni una evaluación de riesgos laborales, ni un plan de seguridad de la obra que previera los riesgos derivados de la misma, así como las medidas para suprimirlos o minimizarlos.

Con esa situación, sobre las 10.30 horas del 11 de septiembre de 2009, uno de los trabajadores que estaba realizando reparaciones en el tejado de la vivienda, y que no tenía ningún sistema de seguridad, resbaló y cayó, desde una altura de ocho metros.

Cuando llegaron los servicios sanitarios, el acusado, tras pedir a otro trabajador su identificación, se la entregó a los sanitarios, para que el lesionado fuera atendido, aunque bajo otra identidad, algo que hicieron sin que se descubriera la verdadera.

El accidentado llevaba trabajando para el acusado más de 2 años, sin contrato alguno, sin permiso de residencia ni trabajo, y al que no había dado de alta en la Seguridad Social, trabajando sobre unas 10 horas diarias, a razón de 5 euros la hora, y sin que el acusado cumpliera puntualmente el pago.

A consecuencia de la caída, la víctima sufrió lesiones de gravedad, entre ellas diversas fracturas de huesos, que precisaron de tratamiento médico y quirúrgico para su curación, con ingreso en el Hospital de Parapléjicos de Toledo, y por las que estuvo de baja 256 días, de los que 99 precisó de ingreso hospitalario, quedándole numerosas secuelas.