Actualizado 09/03/2009 21:53 CET

Mañana arranca en Talavera (Toledo) un ciclo de cine con motivo del bicentenario de la Guerra de la Independencia

TALAVERA (TOLEDO), 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Centro Cultural Rafael Morales de Talavera de la Reina (Toledo) acogerá a partir de mañana, 10 de marzo, un ciclo de cine que se enmarca dentro de los actos organizados con motivo del bicentenario de la Guerra de la Independencia.

Organizado por el colectivo de investigación histórica Arrabal y Cineclub Mariana, en colaboración con el Organismo Autónomo Local de Cultura, la propuesta tiene el objetivo de ahondar en la visión histórica que en cada momento de la producción del cine se ha tenido sobre este acontecimiento, no exento de mitos.

Para ello, según explicó hoy a Europa Press, Cesar Pacheco, del colectivo Arrabal, ha optado por aquellas películas que "conjugan el cine clásico tradicional español con el más moderno y reciente, con el fin de conocer cómo se ha contado a través del cine esta efeméride desde los años 50 y hasta la actualidad".

Las proyecciones serán diversas, bajo el título, "Agustina de Aragón", "Sangre de Mayo", "Lola la Piconera" o "Los Fantasmas de Goya".

Por su parte Miguel Ángel Blanco, presidente del colectivo, agregó que "la idea es llegar al gran público de Talavera y comarca a través del cine, ya que Talavera fue escenario de una de las contiendas más significativas de la Guerra de la Independencia y los talaveranos tienen que conocer la implicación que sus paisanos y los vecinos de la comarca tuvieron en la misma", concluyó.

Lo más leído

  1. 1

    Limitadas en toda Galicia las reuniones a cinco personas y en Santiago solo a convivientes

  2. 2

    Podemos critica la condena de la presidenta de Infancia Libre y lo atribuye a la "justicia patriarcal"

  3. 3

    El Gobierno avisa de que el toque de queda requeriría del estado de alarma y pregunta al PP si lo apoyaría

  4. 4

    Filtradas fotos de la temporada 5 de La Casa de Papel que revelan el cambio de líder en la banda

  5. 5

    El Gobierno francés confirma que el profesor decapitado el viernes fue objeto de una fatua