Publicado 25/05/2015 19:31CET

Piden 10 años de prisión para un hombre acusado de vender cocaína y agredir a varios agentes en Manzanares

CIUDAD REAL, 25 May. (EUROPA PRESS) -

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Ciudad Real juzgará los próximos días 27 y 28 a un hombre, identificado como M.J.L, para quien el fiscal pide 10 años de prisión y una multa de 1.797 euros por un delito contra la salud pública, otro de atentado contra agente de la autoridad, y tres faltas de lesiones, cometidos todos ellos en Manzanares (Ciudad Real).

Los hechos, según las conclusiones del Ministerio Público recogidas por Europa Press, ocurrieron entre el 14 de noviembre de 2013 y el 28 de febrero de 2014, cuando el acusado vendió cocaína a terceros en múltiples ocasiones en el interior del establecimiento hostelero abierto al público y regentado por él mismo en un bar de Manzanares.

En el cacheo practicado al acusado en el momento de su detención el 1 de marzo de 2014 en el interior del bar, fueron hallados diversos efectos predispuestos para la realización de transacciones ilícitas e indiscriminadas de estupefacientes en el interior del mismo, así como un envoltorio en su chaqueta con 8,66 gramos de cocaína.

En concreto, se encontraron un plato blanco con restos de cocaína, un espejo con restos de la misma sustancia, un pequeño trozo de plástico en forma circular, anotaciones en papeles con nombres y números, y 100 euros en efectivo procedentes de su actividad ilícita.

De otro lado, el mismo día 1 de marzo, al ser informado de que se le iba a realizar una inspección a su establecimiento hostelero, con varios agentes vestidos de paisano, con ánimo de obstaculizar y hacer frente a la inspección, consciente de menoscabar el principio de autoridad, propinó un golpe con el puño en la zona lumbar a un agente.

En ese momento, el acusado fue sujetado por otros dos agentes provocando que uno de ellos se golpease la mano derecha con el marco de la puerta del establecimiento para vencer la resistencia del acusado, teniendo que ser reducido por toros tres agentes, que llegaron a caerse al suelo, desde donde el acusado propinó diversas patadas y manotazos, golpeando a varios agentes.

El acusado, privado de libertad por esta causa desde el 1 de marzo de 2014, también deberá indemnizara a dos de los agentes con algo más de 2.000 euros por las lesiones y las secuelas causadas, y a un tercero con 400 euros por las lesiones causadas.