Actualizado 07/12/2016 15:28 CET

Reabierto el camino de Valeria bloqueado por un desprendimiento

CUENCA, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

A última hora de la mañana de este miércoles ha quedado reabierto el camino de Valeria bloqueado desde este martes como consecuencia del desprendimiento de varias rocas de hasta 30 metros cúbicos de volumen que dejó aislada la autocaravana de una familia de turistas, integrada por una pareja de escaladores y sus dos hijos, que se encontraban a una distancia de cincuenta metros de la zona en que cayeron las piedras, muy próxima al yacimiento romano ubicado en la localidad conquense.

Así lo ha anunciado su alcalde, Teodomiro Ibáñez, quien ha aclarado que, una vez despejada la vía, los cuatro integrantes de dicha familia ya pueden "hacer lo que quieran, que se queden o que se vayan", porque, "si quieren, ya pueden salir".

En declaraciones realizadas a Europa Press, Ibáñez ha explicado que, desde primera hora, una máquina propiedad de la empresa pública Tragsa ha estado trabajando para "limpiar el camino" sobre el que quedaron depositadas cuatro o cinco piedras de grandes dimensiones.

Se trata de una vía que bordea la ciudad romana de Valeria desde el puente romano por "todo el sureste" y que, "posiblemente, sería parte de la calzada que entrara a la ciudad romana", aunque esta no habría sufrido "ningún tipo de desperfecto", a pesar de que la piedra desprendida de este cerro de Santa Catalina forma parte del mismo "macizo calizo".

Con respecto a la intervención de Tragsa, esta se ha limitado a "abrir un paso para que pueda salir la gente, nada más". "Lo demás, ya veremos cuándo se acaba", ha subrayado el edil, para recordar que, tras habilitar de nuevo la vía, "hay que limpiar toda la piedra que queda" y que afecta a una parcela cuyo dueño "dirá que él quiere sembrar".

"Hay que quitárselas", ha espetado, aunque "ya veremos cuándo y cómo", puesto que todavía quedan "camiones de piedras" por retirar, algunas de ellas "muy grandes", ha detallado, esperando "que no caigan". Los efectivos del parque de bomberos de Motilla del Palancar, perteneciente al Consorcio Cuenca 112, "quitaron ayer las que ellos vieron más peligrosas y hoy aquí están las demás", ha precisado.

En la mañana de este miércoles, Ibáñez se ha puesto en contacto con responsables de Agricultura, Geacam e incluso, comenta, con el delegado de la Junta en Cuenca, Ángel Tomás Godoy, quienes se han comprometido a "valorar" la situación para "ver qué se hace".

"Esto está dentro de un monte público", ha puntualizado el alcalde, quien ha destacado que su gestión "la lleva Agricultura y Medio Ambiente", por lo que, "de alguna manera, además de competerle al Ayuntamiento, les compete también a ellos". "No han dicho que no tampoco, aunque esto lleva su camino", ha resuelto.