Publicado 07/06/2019 15:57

La réplica de la estatua a los héroes de Baler, muestra del "valor y honor de España", ya luce en el Museo del Ejército

La pieza forma parte de la muestra dedicada a los últimos de Filipinas que permanecerá en Toledo hasta el 30 de junio

TOLEDO, 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Museo del Ejército de Toledo exhibe desde este viernes dentro de la exposición dedicada a los últimos de Filipinas una réplica en madera de abedul de la escultura 'Estatua a los Héroes de Baler', realizada por el escultor Salvador Amaya y dedicada a Saturnino Martín Cerezo, militar que encabezó la resistencia al asedio de la iglesia de Baler.

Salvador Amaya, cuya escultura se basa en el boceto del pintor Augusto Ferrer-Dalmau, ha hecho entrega de la réplica a pequeña escala de su obra al general director del Museo del Ejército, Antonio Rajo, quien ha recordado que la muestra 'Los héroes de Baler: la historia de los últimos de Filipinas' se podrá ver en Toledo hasta el 30 de junio y a partir del segundo semestre del año itinerará por distintas ciudades españolas.

Antonio Rajo ha indicado que el 30 de junio de 1898 comenzó el sitio a la guarnición del destacamento de Baler atrincherada en la iglesia del pueblo en cuyo campamento ondeaba la bandera española. Ha agregado que de los 54 hombres que estuvieron al frente en un principio, salieron el 2 de junio de 1899 poco más de treinta "desarrapados pero no derrotados".

Al hilo de esta idea, ha considerado que la obra de Salvador Amaya capta el valor, la admiración, el sacrificio, el honor y la defensa de España hasta las últimas consecuencias.

Con un proceso de realización de seis meses, la estatua original de Saturnino Martín Cerezo, esculpida en granito, mide 3 metros de altura, a los que hay que sumar otros 3 metros y medio de pedestal decorado con un relieve en el que se muestra el dibujo de la iglesia de Baler trazado por el propio Martín Cerezo y los nombres de los que resistieron el cerco en los laterales.

La Fundación Museo del Ejército impulsó a principios de año una campaña de micromecenazgo con la que se han recaudado más de 60.000 euros para financiar la escultura original y la réplica, tal y como ha avanzado el director general de la Fundación Museo del Ejército, el general Francisco Ramos Oliver.

Si la réplica pasa a formar parte de la exposición temporal del Museo del Ejército, está previsto que la escultura original de Salvador Amaya se coloque en algún espacio de la ciudad de Madrid. En concreto, Ramos Oliver ha desvelado que se barajan dos espacios: la avenida de Filipinas y en Madrid Río.

"A ver si las aguas de la política se remansan y podemos colocarla en un sitio donde el pueblo español la pueda disfrutar", ha declarado el director general de la Fundación Museo del Ejército, quien ha añadido que con esta creación "se rompe el mito de que el pueblo español no reconoce a sus héroes".

Además, ha recordado que ya se realizó un monumento en el Parque del Oeste con el que se homenajeó a los españoles caídos en Cuba y Filipinas pero fue destruido durante la Guerra Civil Española.

Por su parte, Augusto Ferrer-Dalmau ha apuntado que esta creación, realizada por el "mejor escultor de España, representa el espíritu de "ir hacia adelante" que caracterizó a los españoles que resistieron el asedio.

Más información