Publicado 10/01/2022 11:50CET

Los Rodiles, Ermita Virgen de la Soledad, Casa del Manifiesto y Torre de Abraham entran en la Lista Roja del Patrimonio

TOLEDO, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

La asociación 'Hispania Nostra' ha incluido a Los Rodiles ubicado en Cubillejo de la Sierra (Guadalajara), a la ermita de la Virgen de la Soledad en Guadalajara, la Casa del Manifiesto en Manzanares (Ciudad Real) y la Torre de Abraham en Retuerta del Bullaque (Ciudad Real) en su Lista Roja del Patrimonio por "riesgo de derrumbe".

Según ha informado la asociación en nota de prensa, se trata de cuatro elementos arquitectónicos "muy distantes en el tiempo y muy diferentes" entre sí, pero les une "el estado de ruina y abandono en el que se encuentran".

Esto ha motivado, según asegura el comunicado, que hayan sido incorporados a la Lista Roja del Patrimonio que elabora la asociación 'Hispania Nostra' (www.listarojapatrimonio.org) y que recoge más de mil monumentos españoles que se encuentran sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores.

Los Rodiles es un oppidum fortificado representativo de los períodos Celtibérico Tardío y Celtibérico-romano, fechado entre los siglos III y I a.C. y ubicado en Cubillejo de la Sierra (Guadalajara).

La ermita de la Virgen de la Soledad se relaciona indiscutiblemente con la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, cuyo patrón era San Diego de Alcalá en la localidad de El Atance, y que fue trasladada piedra a piedra al barrio de Aguas Vivas de Guadalajara (actual parroquia de San Diego de Alcalá, inaugurándose el 13 de marzo de 2005).

La ermita, según la asociación, quedó abandonada durante el proceso de despoblación del pueblo, causado por la creación de un embalse del río Salado para los regadíos. En el año 1992 robaron la imagen de la Virgen y en el año 1995 el Cristo Yacente, llevándose las puertas años antes. Desde entonces, la ermita ha experimentado "un deterioro considerable hasta el punto de estar en un estado ruinoso".

CASA DEL MANIFIESTO

Desde el punto de vista histórico, la Casa del Manifiesto adquiere su verdadera significación en el mes de julio del año 1854, cuando sirvió de alojamiento a un joven Antonio Cánovas del Castillo,
figura capital de la política española de la segunda mitad del siglo XIX, quien en su condición de secretario personal del general en jefe del Ejército Liberal, Leopoldo O'Donnell, redactó en una de
sus dependencias el llamado Manifiesto de Manzanares, germen de la Revolución de julio que se extendió por toda España (glosada por Benito Pérez Galdós) y acelerador del posterior cambio de
Gobierno del Conde de San Luis y del exilio de la reina María Cristina de Borbón, así como de la redacción de la Constitución (que finalmente nunca llegó a promulgarse) de 1856.

El inmueble se encuentra deshabitado y en avanzado estado de deterioro, aunque mantiene un pequeño local comercial con actividad. El pasado mes de febrero de 2021 sufrió un derrumbamiento de la medianera que linda con el parking público de la calle Manifiesto
(clausurado inmediatamente) y ha sufrido derrumbamientos en la medianera de la calle Empedrada años atrás. Asimismo, algunas zonas del edificio sufren graves patologías que parecen comprometer su estabilidad, seguridad y accesibilidad, con afectación en determinadas áreas de ruina o semi ruina, lo que revela un problema estructural serio que puede comportar un grave riesgo para bienes y personas, además de su pérdida irreparable, denuncia Hispania Nostra.

El Ayuntamiento ha dictado una orden de ejecución hacia los propietarios para que realicen las obras pertinentes para el mantenimiento y conservación del inmueble.

La Torre de Abraham es una fortaleza defensiva de origen islámico situada en el camino que, atravesando los Montes de Toledo y junto al
río Bullaque, unía Córdoba y Toledo. La asociación 'Hispania Nostra' denuncia que se encuentra "en estado ruinoso".

Hace alrededor de 13 años se desmoronó una de las caras, sin
haberse acometido ninguna acción como consecuencia de ello, afirma. Actualmente sólo quedan dos muros en pie. Hasta los años 30 se mantuvieron las techumbres y escalera, según manifestaron los
guardas de la finca que la conocieron completa.

Contador