Actualizado 19/11/2007 22:01 CET

El sector del ibérico pide una Indicación Geográfica Protegida a nivel comunitario "bajo el paraguas de la dehesa"

SEVILLA/TOLEDO, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

El sector del cerdo ibérico pidió a la ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación, Elena Espinosa, el establecimiento de una Indicación Geográfica Protegida (IGP) para "preservar el cerdo ibérico tradicional a nivel comunitario bajo el paraguas de la dehesa".

Según indicó a Europa Press el presidente de la patronal de industrias de fabricantes de elaborados de cerdo ibérico (Iberaice), Julio Revilla, con esta IGP se verían beneficiados la mitad de cabezas de ganado de ibérico, es decir, 1,5 millones de reses de un total de tres millones, correspondientes a las provincias de Salamanca, Ávila, Zamora y Segovia (Castilla y León), Ciudad Real y Toledo (Castilla-La Mancha), Cáceres y Badajoz (Extremadura) y Sevilla, Huelva, Córdoba y parte de Cádiz y Málaga, en Andalucía, además de toda la zona del Alentejo portugués.

Revilla destacó que la ministra "ha mostrado toda su colaboración en todo lo posible para poner en marcha esta indicación", ya que esta especie de 'denominación de origen' permitirá "protegernos frente a los productos de otros países en la UE".

"Es casi una denominación de origen que permitirá que todo el producto de esa zona esté protegido", agregó el portavoz de Iberaice, quien indicó que esta IGP aglutinará al cerdo de bellota, de recebo y una variedad de cebo de campo en dehesa, y excluirá al cerdo intensivo.

Resaltó que esta protección a nivel comunitario "preservará al sector ibérico más tradicional, es decir el cerdo ibérico de dehesa" y precisó que están trabajando especialmente con los gobiernos de las comunidades autónomas de Andalucía y Extremadura para "aunar voluntades hacia tal fin".

La ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación, Elena Espinosa, presentó hoy la nueva Norma de calidad de la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo ibéricos aprobada por el Gobierno a primeros de este mes a través de un Real Decreto y que permitirá ofrecer al consumidor información "clara y transparente".

Entre los objetivos de la nueva norma está, así, facilitar al consumidor de estos productos una elección adecuada de acuerdo con sus intereses así como favorecer la lealtad en las transacciones comerciales entre los operadores del sector productor e industrial; dotar de mecanismos de control a las autoridades y establecer mecanismos de autocontrol por parte de los operadores.