Actualizado 03/05/2007 22:36 CET

Los servicios sociales de Castilla-La Mancha reciben más 250 solicitudes de personas dependientes para ser evaluadas

TOLEDO, 3 May. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Bienestar Social de Castilla-La Mancha ha recibido más de 250 solicitudes de personas en situación de dependencia para ser evaluadas, recibir atención o una prestación económica, en el marco de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia, según informaron a Europa Press fuentes de la Administración regional.

Asimismo, el Ejecutivo autonómico ha dado respuesta a cerca de 4.000 personas que han ido pidiendo información sobre la norma desde el pasado mes de enero, y que hasta su entrada en vigor --el pasado 1 de mayo-- no se les había podido contestar desde las instituciones correspondientes: las delegaciones provinciales y los centros de servicios sociales, según informaron estas mismas fuentes.

La también conocida Ley de Dependencia establece un nuevo derecho ciudadano al garantizar la atención y el cuidado de las personas en situación de dependencia de toda España, a través del Sistema de Autonomía y Atención a la Dependencia.

Este Sistema Nacional de Dependencia estará constituido por una red de centros y servicios, públicos y privados, que garantizará a las personas en situación de dependencia y a sus familias, unas prestaciones básicas que les permitan mejorar su calidad de vida.

Para poder beneficiarse de los derechos que otorga esta Ley será necesario ser español, residir en el territorio nacional, y ser declarado "dependiente" por el órgano evaluador de la comunidad autónoma. Además, contempla los siguientes servicios: tele asistencia, ayuda a domicilio, centros de día para mayores, centros de día para menores de 65 años, centros de noche, residencias para mayores, centros de atención a personas con discapacidad psíquica y física, y prestaciones económicas.

Los impresos --que se podrán adquirir en la página web de la Junta de Comunidades (www.jccm.es), las delegaciones provinciales de Bienestar Social y los centros de servicios sociales -- requieren a los solicitantes sus datos personales, su situación de dependencia, de residencia, datos de convivencia, económicos y datos del representantes legal.