Actualizado 20/01/2021 13:43 CET

Entre un 10 y un 12% de personal y casi un 3% de usuarios de residencias rechaza vacunarse

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco.
La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco. - JCYL

   La consejera señala motivos personales o sanitarios y espera que a mediados o finales de febrero se finalice la vacunación en residencias

   VALLADOLID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Entre un 10 y un 12 por ciento de personal de las residencias de Castilla y León ha rechazado vacunarse por motivos personales o de salud frente al coronavirus frente a un 3 por ciento de los usuarios de las mismas, que lo han hecho por no ser recomendable debido a sus patologías.

   Así lo ha asegurado la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de Castilla y León, Isabel Blanco, quien ha recordado que la vacunación es "voluntaria" y la decisión de no ponérsela es de las propias personas, aunque la Junta y otras administraciones han hecho un llamamiento para poner el mayor número de dosis posibles.

   Blanco ha explicado que, entre el personal, los motivos por los un porcentaje ha decidido no vacunarse es en unos casos personales y otros sanitarios y, a pesar de los llamamientos y teniendo en cuenta que es voluntario, hay un número de personas que entiende que no se deben vacunar.

   En el caso de los residentes cerca del 3 por ciento ha rechazado la vacuna teniendo en cuenta sus patologías o que en algún caso no era recomendable.

   Así, entre mayores, dependientes y trabajadores prácticamente suman 73.000 personas vacunadas, ha explicado la consejera, que ha recordado que la administración de la segunda dosis en residencias comenzó el domingo y se continúa con normalidad con el mismo calendario que para la primera, de manera que esperan a mediados o finales de febrero todos los centros que no tengan activos brotes o ya lo hayan pasado tengan administradas las vacunas.

   Isabel Blanco ha recordado la necesidad de extremar las precauciones en estos entornos, en los que se realizan habitualmente cribados y control de aguas residuales, ya que una vez que se ponga la segunda dosis de la vacuna hay que esperar una semana a que se genere inmunidad, por lo que pueden producirse contagios en cualquier momento.

MANTENER LA PRECAUCIÓN

   La titular de Familia ha insistido en extremar las medidas de precaución ante la tercera ola, que por el momento está teniendo "mucha menor" incidencia en las residencias que la primera y segunda ola si se tiene en cuenta la incidencia general en la población.

   En este contexto, ha asegurado que están "muy pendientes" y preocupa la situación en los centros que tienen más de dos o tres casos, a los que se hace un seguimiento especial y se está pendiente de qué necesidades tienen, y que actualmente son 28 en la Comunidad.

   Blanco ha aclarado que las residencias no se comportan en cuanto a incidencia como el entorno o el municipio en el que están situadas y ha recordado que durante las navidades se han tomado medidas para garantizar la seguridad usuarios como el uso de FFP2, el mantenimiento de medidas de seguridad a pesar de la ampliación del tiempo y aumentar a dos el número de personas en las visitas o la necesidad de regresar a un centro con PCR negativa cuando se había producido una salida.

   Isabel Blanco ha advertido y reiterado que la vacunación puede dar una "falsa sensación de seguridad" y de que esto "se ha acabado" pero "no es así", por lo que a pesar de una menor incidencia en las residencias actualmente, ha apuntado la necesidad de seguir trabajando y mantener la precaución.

   Por otro lado, la consejera de Familia ha asegurado que se vacunará de forma prioritaria a las personas que trabajan en ayuda a domicilio y se recaba información para iniciarla en las próximas fechas.

Para leer más