Actualizado 26/06/2009 21:03 CET

Científicos de León y Granada demuestran que el uso de células madre en medicina regenerativa puede perjudicar la salud

LEÓN, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las universidades de León y Granada han realizado un estudio que se presentará próximamente en el que se demuestra que el uso de células madre en el ámbito de la medicina regenerativa no siempre es beneficioso para la salud humana, sino que puede ser incluso perjudicial.

En concreto, los científicos participantes en la iniciativa han demostrado que el trasplante de células mononucleares humanas aisladas de sangre de cordón umbilical tuvo un efecto dañino en ratas con cirrosis hepática, según informó la Universidad de León en una nota recogida por Europa Press.

Con este trabajo, los investigadores pretendían estudiar si la fracción de células mononucleares procedentes de sangre humana de cordón umbilical, que contiene células madre, podría tener utilidad en medicina regenerativa hepática. Los hallazgos bioquímicos e histológicos de esta investigación apuntan que el trasplante celular no sólo no sanó a los animales enfermos, sino que además les provocó un síndrome hepato-renal.

Este trabajo ha sido realizado por los investigadores de las universidades de León y Granada Ana I. Álvarez-Mercado, María V. García-Mediavilla, Sonia Sánchez-Campos, Francisco Abadía, María J. Sáez-Lara, María Cabello-Donayre, Ángel Gil, Javier González-Gallego y Luis Fontana.

Para evaluar el potencial regenerativo de las células mononucleares procedentes de sangre humana de cordón umbilical los científicos llevaron a cabo un xenotrasplante humano-rata, de modo que a las ratas se les provocó una cirrosis hepática mediante la administración de 0,3 gramos por litro de tioacetamida (TAA) en el agua de bebida durante cuatro meses.

Al cabo de dicho periodo de tiempo se inyectaron 10x106 células mononucleares procedentes de sangre humana de cordón umbilical a través de la vena porta, al mismo tiempo que se realizó un experimento similar de trasplante en ratas que sólo bebieron agua.

La ingesta de TAA provocó una cirrosis nodular a los animales, mientras que el trasplante celular no tuvo ningún efecto sobre la histología hepática, pero el análisis de los parámetros bioquímicos reveló que los animales cirróticos que habían sido sometidos a terapia celular presentaron alteraciones en la función del hígado.

LESIONES GRAVES

Concretamente, manifestaron una menor concentración de albúmina y una mayor concentración de bilirrubina total en plasma en comparación con los animales cirróticos que no recibieron células mononucleares procedentes de sangre humana de cordón umbilical. Además, el grupo con cirrosis experimental que recibió las células presentó lesiones renales graves.

En la actualidad se calcula que las enfermedades hepáticas afectan al 17 por ciento de la población mundial, aunque no se conoce ningún tratamiento específico para la fibrosis que se desarrolla en muchas de ellas, de modo que los enfermos sólo reciben terapia para paliar las complicaciones asociadas.

Asimismo, el tratamiento de elección de la enfermedad hepática terminal es el trasplante de hígado, el cual está limitado por la escasez de donantes. El empleo de células madre procedentes de sangre de cordón umbilical en el tratamiento de estas enfermedades podría representar una alternativa que evitaría el sufrimiento de muchos enfermos, si bien este experimento ha demostrado que es necesario profundizar en esta línea de investigación.

Este trabajo ha sido financiado por el Fondo de Investigación Sanitaria del Instituto de Salud Carlos III, los fondos Feder, la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, la Junta de Andalucía, la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León y la Federación de Cajas de Ahorro de Castilla y León y será publicado próximamente en la revista científica 'Cell Transplantation'.