Actualizado 09/12/2021 19:43 CET

La defensa del agricultor profesional centra las alegaciones de la Junta al Plan Estratégico de la PAC

El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, asiste de forma telemática a la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural.
El consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, asiste de forma telemática a la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural. - JCYL

Carnero se muestra optimista respecto a la posibilidad de contar en 2023 con un Plan Nacional integral para el sector ovino y caprino

VALLADOLID, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

La defensa del agricultor profesional, la supresión de la degresividad o pago redistributivo en los ecoesquemas, así como la petición de un Plan Nacional integral para el sector ovino y caprino, componen las alegaciones que la Junta de Castilla y León presentará al Plan Estratégico Nacional de la Política Agrícola Común (PAC) 2023-2027 que se ha expuesto desde el pasado 30 de noviembre a información pública y cuyo plazo de alegaciones el 4 de febrero del próximo año.

Así lo ha explicado el consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, tras participar vía telemática en la reunión de la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural que ha presidido el ministro, Luis Planas.

La pretensión de la Junta es que la figura del 'agricultor activo' en buena medida vea reflejado el modelo profesional ya que es una garantía para la continuidad del sector agrario.

Carnero ha defendido que en todas las modalidades que definan el agricultor activo "debería exigirse la afiliación a la seguridad social por la actividad agraria". Este planteamiento se incorporará también en las alegaciones que va a presentar Castilla y León en el trámite de información pública.

No obstante, existe un criterio "muy generalizado" en el resto de comunidades autónomas que defienden un modelo "más abierto y ligado" a la agricultura a tiempo parcial por su estructura productiva. Jesús Julio Carnero ha indicado que Castilla y León "tiene un modelo profesional" y la nueva PAC "debe tener discriminaciones positivas hacia los profesionales".

PAGO REDISTRIBUTIVO

En este sentido, el consejero se ha referido a la aplicación del pago redistributivo y la eliminación de la degresividad en ayudas asociadas y en los ecoesquemas, al hilo de lo cual ha defendido que éste "debe primar a las explotaciones pequeñas y medianas de agricultores profesionales".

La propuesta inicial del Ministerio de detraer a todos los perceptores del pago básico la sexta parte del mismo para redistribuirlo de forma uniforme en las primeras hectáreas de todas las explotaciones era "claramente perjudicial" para la agricultura profesional de Castilla y León, más identificada con explotaciones extensivas y más dimensionadas que en el resto de España.

No obstante, ante la negativa de la Comisión Europea de utilizar este planteamiento, la Comunidad ha propuesto un modelo alternativo que compense en mayor medida a unos tramos de superficie "más identificados con las explotaciones de los agricultores profesionales", ya que la reducción de las ayudas asociadas y de los ecoesquemas por el tamaño de las explotaciones "perjudicaría a la agricultura de Castilla y León".

Castilla y León es la región que más financiación absorbe en la PAC actual en ayudas asociadas, cerca de unos 140 millones de euros al año, prácticamente la cuarta parte del conjunto de estas ayudas en España, según ha recordado Jesús Julio Carnero.

A este respecto, ha recalcado que la propuesta inicial de aplicar degresividad a estas ayudas, en el sentido de reducirlas a partir de una superficie o cabezas de ganado determinada "no es compartida por Castilla y León".

En cualquier caso, Carnero ha advertido de que a día de hoy el agricultor que tenga una explotación de nmás de 130 hectáreas recibirá en concepto de pago básico más pagos redistributivos, vería aumentados sus ingresos respecto a la actual PAC

PLAN PARA EL OVINO Y CAPRINO

Por otro lado, el consejero ha reiterado la necesidad de incorporar un Plan Nacional Sectorial para el ovino caprino, al hilo de lo cual se ha mostrado optimista, pues aunque la versión inicial del Plan Estratégico "no lo contempla", el Gobierno se ha abierto a la posibilidad de estudiarlo en 2023 y reconsiderar esta posición.

Carnero ha recordado que actualmente en Castilla y León son cerca de 5.500 los ganaderos de ovino y caprino, aproximadamente el 20 por ciento del total nacional, y ha advertido de la "especial necesidad" de este plan ante la situación que vive el sector.