Ecologistas en Acción León se suma al rechazo social por la quema de neumáticos en Cementos Cosmos

Publicado 29/08/2018 10:34:24CET

LEÓN, 29 Ago. (EUROPA PRESS) -

Ecologistas en Acción (EA) León se ha sumado al rechazo social por la quema de neumáticos en Cementos Cosmos y ha presentado alegaciones al proyecto de esta empresa para incinerar 33.500 toneladas al año de residuos de neumáticos fuera de uso (NFU) en Toral de los Vados y a su estudio de impacto ambiental.

EA señala que el beneficio económico de la multinacional Votarantim, propietaria de la fábrica de cemento, "es lo único que justifica la sustitución parcial de los combustibles convencionales por residuos", según ha informado la asociación a Europa Press a través de un comunicado.

Del mismo modo, apuntan que los argumentos que esgrime Cosmos para que la Junta de Castilla y León autorice esta modificación de su actividad son" falsos" puesto que critican varias de sus acciones.

En primer lugar, Ecologista en Acción considera que "no es verdad que se diversifiquen los combustibles. Serán coque, gasóleo y NFU". También creen que "no disminuye el uso de combustibles fósiles, ya que al quemar NFU se queman los derivados del petróleo que componen el caucho sintético del que está hecho mayormente el neumático".

Asimismo, indican que "la incineración de residuos no está considerada Mejor Técnica Disponible (MTD) en el documento de conclusiones del sector del cemento aprobado por la Comisión Europea". Dicho documento impone condiciones al uso de residuos pero no se puede inferir, como pretende Cosmos, que una cementera va a dejar de aplicar una MTD.

Por último, destacan que "la afirmación de que la coincineración de los NFU respeta el principio de jerarquía en la gestión de residuos es rotundamente falsa". Al respecto, recuerdan que "promover la coincineración de los NFU con prioridad a su reutilización y sobre todo a su valorización material y posterior reciclaje en otros fines, (mezclas asfálticas para firme de carreteras, pistas deportivas, protección en puertos, guardarrailes en carreteras, etc.) es apartarse del Principio de Jerarquía y por tanto violentar la legislación de residuos".

Por ello, la propuesta de EA es "asegurar" el porcentaje mínimo de reciclaje del 45 por ciento en Castilla y León establecido por el Plan Estatal Marco para la Gestión de Residuos (PEMAR) antes de autorizar a Cosmos la incineración de NFU. Más aún si se tiene en cuenta que la generación autonómica de este residuo es de 21.000 toneladas anuales (según datos de la Junta) y que las otras dos fábricas de cemento (Tudela Veguín, en La Robla, y Portland Valderrivas, en Venta de Baños) ya cuentan con permisos para la incineración de NFU.

Con dicha autorización, la capacidad conjunta de coincineración de NFU, sin contar su peso en hierro, en las tres cementeras de Castilla y León superaría la mitad de los NFU recogidos anualmente en España y sería equivalente a ocho veces la cantidad total recogida cada año en Castilla y León, lo que supone un "incumplimiento palmario" del Principio de Jerarquía, de los principios de autosuficiencia y proximidad, así como de la planificación estatal y autonómica.

Por otra parte, EA advierte de que aunque los NFU no se consideran residuos peligrosos, "alrededor del 1,5 por ciento de su composición son sustancias peligrosas" cuya incineración emite numerosos contaminantes a la atmósfera: óxidos de azufre y de nitrógeno, hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), dioxinas y furanos, compuestos orgánicos volátiles (COV) tricloroetileno, fenol, cianuros y ácido cianhídrico, partículas, metales pesados: cinc, plomo, cadmio, mercurio...y consideran que las fábricas de cemento no están dotadas para controlar la emisión de algunos de esos contaminantes.

RIESGO CANCERÍGENO

Por lo tanto, tal y como confirman numerosos estudios científicos, según la asociación permitir la coincineración de 33.500 toneladas de triturado de NFU en Toral de los Vados puede aumentar la emisión a la atmósfera de sustancias con propiedades cancerígenas, mutágenas o que pueden afectar a la reproducción.

Recuerdo que, por el momento, no se han establecido para las fábricas de cemento de Castilla y León, Valores Límite de Emisión (VLE) para esas sustancias, de forma que la modificación planteada también vulneraría el primer principio de la política de residuos: la protección de la salud humana y el medio ambiente.

Por todo ello, EA ha solicitado que se deniegue la coincineración de NFU pretendida por Cementos Cosmos y se adopten, en la cementera de Toral de los Vados, las mejores técnicas disponibles y los valores límite de emisión a ellas asociados, de acuerdo con el documento de conclusiones para el sector del cemento aprobado por la Comisión Europea.