Actualizado 23/05/2012 16:43 CET

Un ejemplar de águila real muere electrocutado en un tendido eléctrico de La Moraña (Ávila), según UPyD

Imagen De Un Águila Real
EUROPA PRESS/JUNTA DE ANDALUCÍA

ÁVILA, 23 May. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo ejemplar de águila real ha sido encontrado muerto en un tendido eléctrico de la comarca de La Moraña, ubicada al norte de la provincia de Ávila, según ha denunciado el concejal de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) en el Ayuntamiento de Madrigal de las Altas Torres, Germán Negrete, quien ha recordado que se trata del cuarto caso registrado en esta zona en los últimos meses.

Esta es la segunda vez en esta semana que se produce una muerte por electrocución de un ejemplar de águila real en este mismo punto. El cadáver del primero sigue enganchado entre los cables de la torreta, lo que parece ejercer de reclamo para otras aves y "podría producir una cadena de muertes", ha alertado el concejal de UPyD, quien pide que se retire este animal.

El ejemplar muerto ha sido hallado en un tendido eléctrico del término municipal de Moraleja de Matacabras por uno de los profesionales del Grupo de Estudios Ambientales Galérida Ornitólogos, cuando efectuaban uno de los transectos del censo de rapaces que se está llevando a cabo en la zona.

Se trata de un ejemplar joven de águila real (Aquila chrysaetos) que se encontraba enterrado bajo el tendido que le dio muerte en el término municipal de Moraleja de Matacabras (Ávila) y su cadáver se ha detectado por unas plumas que sobresalían del suelo.

En los últimos nueve meses han aparecido en esta zona de La Moraña cuatro águilas reales electrocutadas, lo que conlleva un decrecimiento importante de la población. Así pues, no es la primera vez que ocurren estos hechos en la misma zona, ya que en otras ocasiones también se han detectado ejemplares de rapaces enterrados o retirados, tal y como recoge el estudio sobre 'Incidencia de aves y tendidos en la comarca de La Moraña'.

En el mismo tendido eléctrico, han denunciado desde Galérida, podrían haber muerto por electrocución hasta 20 aves rapaces de diferentes especies como azores, cernícalos primilla o milanos reales, por lo que puede considerarse un 'punto negro' para la rica avifauna local.