Se enfrenta a 5,5 años por adquirir en una farmacia de Valladolid psicotrópicos con recetas falsas

Actualizado 05/09/2019 13:30:22 CET
Recetas falsificadas
Recetas falsificadas - GUARDIA CIVIL - Archivo

VALLADOLID, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

Fiscalía de Valladolid solicita una condena de cinco años y medio de prisión para un varón, Raúl R.V, al que acusa de haber viajado en julio de 2018 de Madrid a la capital del Pisuerga en posesión de distintas recetas médicas falsificadas que utilizó para la adquisición de sustancias psicotrópicas.

El acusado, que ocupará el banquillo de la Audiencia de Valladolid el próximo día 13 de septiembre, se enfrenta a una posible condena global de cinco años y medio de privación de libertad y al pago de una multa de 4.920 euros como autor de un delito contra la salud pública y de otro de falsedad en documentos oficiales, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Los hechos objeto de la presente causa se remontan al día 24 de julio de 2018, fecha en la que el procesado viajó de Madrid a Valladolid provisto, al menos, de seis recetas médicas correspondientes a un talonario que figuraba como sustraído a una doctora del centro de Salud de Tres Cantos, en la provincia madrileña.

Todas estas recetas habían sido rellenadas, presuntamente, por el acusado con su nombre y otros datos en el espacio correspondiente al paciente y estampado un sello con el nombre y número de colegiado de la referida doctora en el hueco reservado al prescriptor.

En el espacio habilitado para la prescripción, el encausado lo había rellenado con el nombre de Rivotril 2 MG 60 comprimidos, de forma que se presentó sobre las 18 horas de ese día en una farmacia sita en la calle Joaquín María Jalón, donde exhibió estas recetas con el propósito de que le fueran dispensadas dos cajas de este medicamento, si bien sólo logró adquirir una al no disponer el establecimiento de más existencias.

El acusado sería detenido poco después y en su poder fueron halladas la copia de la receta que había usado para la compra y otras cinco que no habían sido utilizadas. También le fueron ocupados 360 comprimidos de Rivotril, distribuidos en 24 blisters, un total de 12 cajas, que el encausado había comprado de forma similar y que, siempre según entiende probado la acusación pública, pensaba destinar a su venta en el mercado ilícito, en el que podría haber obtenido un beneficio de 1.663,20 euros.

El Rivotril es un medicamento cuya venta está autorizada pero sujeta a prescripción médica. Pertenece al grupo de las benzodiacepinas, que son sustancias que actúan sobre el sistema nervioso central. Este producto es una sustancia psicotrópica sometida a fiscalización internacional.

Contador

Para leer más