Finalizan las obras de construcción de un tercer carril en la AP-6 entre San Rafael y Villacastín (Segovia)

Actualizado 18/06/2013 19:17:48 CET

SEGOVIA, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las obras de ampliación de capacidad de la autopista de peaje AP-6 entre San Rafael y Villacastín (Segovia) por medio de un tercer carril ya han concluido.

Según informaron a Europa Press fuentes del Ministerio de Fomento, al tratarse fundamentalmente de trabajos de ampliación de las calzadas de la autopista, que se han llevado a cabo manteniendo el tránsito de vehículos, se ha procedido a la puesta en servicio de las distintas fases de la obra de manera progresiva.

La obra preveía una inversión de 75 millones para dotar las calzadas de la autopista con un tercer carril, además de remodelar la infraestructura para adaptarla a la normativa vigente de trazado y seguridad.

La obra ha consistido en la construcción de un carril adicional por el exterior en ambas calzadas de la AP-6 entre San Rafael y Villacastín (del kilómetro 60,500 al 80,900), de manera que la autopista cuenta en la actualidad con tres carriles por sentido de circulación.

También se ha adecuado el trazado de la autopista a la normativa actual, para lo que ha sido necesario realizar una variante de trazado entre los kilómetros 66,720 y 68,990, en la zona del Alto del Caloco, con objeto de mejorar las características geométricas de este tramo y homogeneizarlas con las del resto de la autopista.

Además ha sido necesario adaptar las conexiones de la AP-6 con las autopistas AP-61 de San Rafael a Segovia, y AP-51 de Villacastín a Ávila.

MÁS MODIFICACIONES

Las obras han requerido la ampliación de nueve pasos inferiores y la estructura de paso de la autopista sobre la carretera N-603 a Segovia; también se ha adecuado el drenaje, tanto transversal como longitudinal, la señalización vertical y horizontal, y los sistemas de comunicación.

Destacan, asimismo, los viaductos de Arenales (kilómetro 65,800), Sotillo (75,300) y Lavadero (77,800), que se han demolido debido a su mal estado por estar sometidos a intensos tratamientos invernales mediante sales fundentes "y a la magnitud de los trabajos que hubiesen sido necesarios para su reparación y ampliación".

Los viaductos se han reconstruido mediante dos estructuras independientes para cada calzada con la sección ampliada a 19 metros.

La inversión ambiental en las obras asciende a 400.000 euros, que comprenden fundamentalmente acciones de restauración ambiental con plantaciones, hidrosiembras y tratamiento de taludes; se han construido siete balsas de decantación para recogida de aguas de escorrentía y vertidos de aceites u otros productos contaminantes.

Además, durante la ejecución de las obras se ha protegido la vegetación existente mediante balizamientos apropiados.