20 de febrero de 2020
 

El de Gavilanes (Ávila) fue el sexto mayor incendio de 2019 en toda España

Actualizado 22/01/2020 18:42:09 CET

El año 2019 cierra con 83.962 hectáreas quemadas en el país, el sexto año del decenio con más superficie quemada

MADRID/ÁVILA, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El incendio que a finales de junio calcinó 1.414 hectáreas en torno a la localidad abulense de Gavilanes fue el sexto más grande de 2019 en toda España, según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que confirman que el año pasado fue el sexto con más superficie quemada de los últimos diez años en España, con 83.962 hectáreas arrasadas, más del triple que en todo 2018, pero un 15,26 por ciento menos que la media del decenio.

El incendio de Gavilanes se sitúa por detrás del que calcinó más de 10.000 hectáreas en Gran Canaria, el peor de todo el año en España; el de La Torre del Español, entre Tarragona y Lérida, con 4.072,24 hectáreas; el de las localidades de Almorox-Cenicientos-Cadalso de los Vidrios entre Toledo y Madrid, con 2.987,68 hectáreas; el de Barchín del Hoyo en Cuenca, que dejó 2.392 hectáreas quemadas, y el de Beas (Huelva), donde ardieron 1.483,10 hectáreas.

En séptimo lugar, un fuego quemó 1.017 hectáreas en Toledo, mientras que el resto de los grandes incendios de este año se quedó por debajo de las 1.000 hectáreas de superficie.

Según el avance de datos provisional de incendios forestales del 1 de enero al 31 de diciembre de 2019, a lo largo del año pasado se produjeron 10.883 incendios, de los que la mayoría, 7.290, es decir el 66,98 por ciento, fueron conatos en los que ardió una hectárea o menos.

Del resto, 3.593 incendios superaron la hectárea de superficie quemada y de ellos, 14 pasaron la barrera de 500 hectáreas afectadas, lo que los sitúa en la categoría de grandes incendios forestales (GIF). La cifra de grandes incendios es cuatro veces superior a la de 2018, cuando se produjeron tres grandes fuegos, pero queda lejos de la media del decenio, con 23 GIF, una media que en parte se debe a los años 2017, 2012 y 2011, cuando se contabilizaron 56, 42 y 24 siniestros de grandes dimensiones respectivamente.

Por tipo de vegetación casi la mitad, 47.544,31 hectáreas eran de matorral y monte abierto; 26.252.32 hectáreas de superficie arbolada y 10.166 hectáreas de pastos y dehesas.

Por tanto, el año 2019 ha supuesto un repunte en materia de incendios, que iba en descenso desde el año 2012, excepto por el aumento de 2017. Sin embargo, en términos generales en el último decenio se ha experimentado una evolución a la baja en el número de siniestros, ya que en el año 2009 se contabilizaron 15.643 fuegos, frente a los 10.883 siniestros de 2019.

En cuanto a la distribución geográfica, el 43,03 por ciento de los incendios se produjo en el noroeste; el 38,72 por ciento en las comunidades interiores; el 17,66 por ciento en el Mediterráneo y el 0,59 por ciento en Canarias.

Del total de incendios, el 45,98 por ciento de la superficie forestal quemada ardió en el noroeste; el 28,50 por ciento en las comunidades interiores; el 13,69 por ciento, en el Mediterráneo y el 11,83 por ciento, en Canarias.

Por su parte, la superficie arbolada estuvo distribuida de forma más parecida, con el 30,26 por ciento de la superficie quemada en el noroeste; el 33,06 por ciento en las comunidades interiores; el 20,56 por ciento en el Mediterráneo y el 16,13 por ciento en Canarias.

Contador

Para leer más