Publicado 04/07/2021 11:29CET

La herida que acabó con Juan Ponce de León: cinco siglos de su muerte

Archivo - Escultura dedicada a Juan Ponce de León en su localidad natal.
Archivo - Escultura dedicada a Juan Ponce de León en su localidad natal. - AYUNTAMIENTO DE SANTERVÁS DE CAMPOS - Archivo

   VALLADOLID, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

   En 1521, Juan Ponce de León, natural del municipio vallisoletano de Santervás de Campos, resultó herido en un enfrentamiento contra los indígenas de la península norteamericana de Florida en el que fue su segundo y último viaje de exploración a este territorio. Obligado a retirarse a Cuba por culpa de los daños sufridos, murió en La Habana en el mes de julio. Se cumplen, por tanto, cinco siglos del deceso del explorador y conquistador.

   Nacido en Santervás de Campos, no hay unanimidad sobre la fecha de su nacimiento, que la mayoría de historiadores sitúa entre 1460 y 1470. Tampoco se tienen muchos datos sobre sus orígenes y juventud, la cual pudo llevarle a luchar en la conquista de Granada o a participar en el segundo viaje de Cristóbal Colón.

   Sea acompañando a almirante o de otro modo, Ponce de León recaló en la isla de La Española, donde se casó y tuvo cuatro vástagos, uno de ellos varón y las otras tres, niñas. Tras tomar parte en algunos combates en esta isla contra sus pobladores indígenas entre 1502 y 1503 como capitán de las tropas de Santo Domingo, el vallisoletano fue puesto al mando de la nueva villa de Salvaleón de Higuey, antes de serle encargada la exploración de la isla de San Juan Bautista, actual Puerto Rico.

   Al frente de medio centenar de hombres, Juan Ponce de León partió el 12 de julio de 1508 hacia San Juan, donde entabló relaciones amistosas con el cacique Agüeybaná, junto al que exploró el río Ana y fundó en el norte de la isla el poblado de Caparra en un emplazamiento que sería bautizado como Puerto Rico, el cual se convertiría después en su capital. Con el tiempo, isla y ciudad intercambiarían sus nombres, siendo la ínsula conocida hoy en día como Puerto Rico y la urbe, como San Juan.

   Dadas sus disputas con Diego Colón, Juan Ponce de León convenció al rey Fernando el Católico para dejar la gobernación de Puerto Rico y explorar las costas al norte de Cuba, donde algunos situaban una tierra llamada Bímini. En la Pascua Florida de 1531 arribó a lo que inicialmente se tomó por una isla y que fue bautizada como Florida.

LA CORRIENTE DEL GOLFO

   Durante aquel viaje, la expedición se topó con una corriente muy fuerte que coincidía con las intuiciones previas de Cristóbal Colón y que actualmente es conocida como la corriente del Golfo, un descubrimiento que ayudaría a fijar la ruta marítima de vuelta de América a Europa.

   Tras varios enfrentamientos con las tribus locales, Ponce de León regresó a La Habana. Pese a que nunca dejó constancia de que anduviera en Florida tras la Fuente de la Eterna Juventud, numerosos cronistas apuntaron esta búsqueda en su expedición, la cual sí influyó en posteriores exploradores.

   En 1521 y tras tener noticias del éxito de Hernán Cortés en México, Ponce de León organizó una nueva expedición a Florida, donde tras cinco meses de campaña fueron atacados por los nativos de la península, enfrentamiento en el que el vallisoletano sufrió una herida de flecha que lo obligó a abandonar la expedición y regresar a La Habana, donde moriría en el mes de julio.

   Existen diferentes teorías sobre esta herida mortal, que unos apuntan a que se produjo en le hombro con una saeta envenenada, y otros en la pierna, donde se gangrenaría hasta causar la defunción. Los restos de Juan Ponce de León fueron llevados a la capilla mayor de la iglesia de Santo Tomás, en San Juan de Puerto Rico, de donde se trasladaron a la Catedral de esta ciudad en 1913. Desde junio de 2017 un museo recuerda la figura de este explorador y conquistador vallisoletano en Santervás, su localidad natal.

Contador