Actualizado 28/02/2022 18:34

La incidencia semanal del COVID-19 abandona el nivel de riesgo 'muy alto' y se queda en 218 casos por 100.000

   Los 37 fallecimientos con COVID-19 en la última semana son poco más de la mitad que los 69 que se sumaron en la anterior

   VALLADOLID, 28 Feb. (EUROPA PRESS) -

   La incidencia semanal de casos diagnosticados de COVID-19 en Castilla y León se sitúa este lunes en 218 por cada 100.000 habitantes, lo que supone pasar de nivel de riesgo 'muy alto' a 'alto', según los indicadores del 'semáforo COVID', ya que el último dato, del pasado viernes, era de 259.

   Así se puede observar en los datos de la Situación Epidemiológica del COVID-19 en la web de la Junta de Castilla y León, que siguen mostrando el descenso en todos los indicadores relativos a la pandemia incluidos en el denominado 'Semáforo COVID'.

   Así, la incidencia acumulada en los últimos siete días en el conjunto de la comunidad baja un día más y se sitúa en 218 casos por cada 100.000 habitantes después de haber caído un 37 por ciento en la última semana, mientras que el registro a 14 días se encuentra en 582, todavía en riesgo 'muy alto' pero con un descenso del 35 por ciento.

   En el caso de la incidencia semanal, la tasa permite que este indicador salga del nivel de riesgo más elevado en el que se encontraba desde el pasado 11 de diciembre, cuando rebasó los 250 casos por 100.000.

   Todas las provincias se encuentran también por debajo de esa cifra, salvo Zamora, con 259 casos por 100.000. A continuación figura Salamanca, con 245; Valladolid, con 244; Soria, con 239; Ávila, con 233; Palencia, con 199; Segovia, con 198; Burgos, con 184 y León, con 182.

   La tasa de incidencia acumulada en los últimos 14 días en Castilla y León, según los datos actualizados este lunes con los positivos notificados hasta ayer domingo, se sitúa en 582 casos por cada 100.000, en niveles similares a los del pasado 14 de diciembre (562).

   En este caso, solo las provincias de Burgos (465 casos por 100.000) y León (485) han bajado ya del nivel de riesgo 'muy alto'. El resto están por encima y la más cercana al límite de los 500 es Soria, con 528; a continuación ya aparecen Segovia, con 565; Palencia, con 607; Valladolid, con 627; Salamanca, con 674; Ávila, con 678; y Zamora, con 695.

   Los indicadores de ocupación hospitalaria siguen en niveles más bajos, ya que el porcentaje de personas ingresadas con COVID-19 en camas de hospitalización de planta se sitúa ya en el 5,2 por ciento, considerado como riesgo 'medio'.

   La ocupación de camas en cuidados críticos también ha descendido y actualmente hay 48 pacientes ingresados en estas zonas frente a los, menos de la mitad de los que había a primeros de febrero (104 el día 1). El porcentaje de este indicador es del 12,2 por ciento, en nivel de riesgo 'medio'.

   Eso sí, alguna de las provincias presenta niveles por encima del riesgo alto, como Valladolid, con un 15,9 por ciento de las camas de UCI ocupadas por pacientes con COVID-19; y Soria, con 21,4 por ciento; e incluso 'muy alto', con un 31,6 por ciento en León.

   Más allá de los indicadores del semáforo COVID, el impacto del COVID-19 en términos de fallecimientos también ha descendido casi drásticamente, pues durante la última semana (del 22 al 28 de febrero) se han contabilizado 37 muertes de personas con positivo.

   La cifra es poco más de la mitad que en los siete días anteriores (del 15 al 21 de febrero), cuando hubo 69; y la tercera parte de las muertes que se contabilizaron en la primera semana del mes (15 del día 1 al día 7).