Publicado 29/09/2020 11:53CET

Investigado un hombre de 64 años por causar un incendio forestal por una imprudencia en Cuevas de Amaya (Burgos)

Nota De Prensa. Guardia Civil Burgos
Nota De Prensa. Guardia Civil Burgos - GUARDIA CIVIL

   BURGOS, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La Guardia Civil investiga a un hombre de 64 años por un delito de incendio forestal, al provocar un fuego en el que ardieron 13,68 hectáreas de pasto, matorral y encinas que supuestamente se originó al saltar una chispa de una herramienta eléctrica, algo que hizo en época inhábil sin las elementales medidas de prevención ni autorización alguna.

   En concreto, se investiga a A.R.S. como presunto autor de un delito de incendio forestal, hecho ocurrido el pasado 4 de septiembre en el término municipal de Cuevas de Amaya, perteneciente a Sotresgudo (Burgos), han informado a Europa Press fuentes del instituto armado.

   A las 14.00 horas de aquel día se tuvo constancia de un incendio forestal que afectó principalmente a un encinar y al abundante combustible natural acumulado en el monte, el cual permaneció activo hasta el día siguiente y fue controlado y apagado en su totalidad a las 9.30 horas del 5 de septiembre.

   El Seprona inició entonces una investigación y, a la vista de los informes obtenidos de la inspección ocular practicada en el lugar, así como de otras averiguaciones y gestiones llevadas a cabo en relación con el incendio, se llegó a una serie de conclusiones.

   Se constató la existencia de un único foco, ubicado en el paraje en el que se desarrollaban labores de mantenimiento, cuando un operario trabajaba con maquinaria manual eléctrica de la que pudiera haber saltado una chispa incontrolada, iniciándose la ignición y posterior propagación del fuego por el monte.

   Los trabajos se realizaban fuera del periodo hábil, carecían de autorización y no se respetaron las medidas de prevención elementales para evitar el incendio, constatándose una imprudencia grave, por lo que A.R.S. ha sido investigado como presunto autor de un delito de incendio forestal, para el que nuestro Código Penal contempla penas de uno a cinco años de prisión y multa de 12 a 18 meses.

   La Guardia Civil ha recordado que la ORDEN FYM/510/2013, de 25 de junio, por la que se regula el uso del fuego y se establecen medidas preventivas para lucha contra los incendios forestales en Castilla y León, establece como actividad prohibida durante la época de peligro alto de incendios forestales, entre otras, la utilización de maquinaria y equipos en los montes y en los terrenos rústicos situados en una franja de 400 metros alrededor de aquellos, cuyo funcionamiento genere fuego, deflagración, chispas o descargas eléctricas, tales como sopletes, soldadores, radiales, entre otras, salvo que cuente con autorización expresa para ello.

   Las diligencias instruidas han sido entregadas en la sede de los Juzgados de la capital.

COLABORACIÓN CIUDADANA

   La Guardia Civil ha recordado que toda persona que advierta la presencia o inicio de un incendio estará obligada a comunicarlo a los servicios de emergencia, agentes medioambientales, ayuntamiento, bomberos, Guardia Civil o agentes de la autoridad y, en su caso, a colaborar, dentro de sus posibilidades, a la extinción del incendio.

   Así, ha remarcado la importancia de denunciar estos hechos y pone a su disposición el número de teléfono 062 o el servicio de alertas app Alertcops. Además, ha recordado que cualquier información que se desee facilitar o colaboración en el ámbito de la seguridad ciudadana, vial o medio ambiental es tratada de manera discreta y anónima.