La Junta cierra el Centro de Investigación Forestal de Valonsadero (Soria) y despide a siete de sus doce trabajadores

Actualizado 15/06/2012 21:21:51 CET

SORIA, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Castilla y León ha cerrado el Centro de Investigación Forestal de Valonsadero (Soria), que supone el despido de siete de los doce trabajadores de este centro, según ha informado en un comunicado.

La decisión de este cierre la ha adoptado la Dirección General de Medio Natural de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente bajo el argumento de que responde a la "reorganización de la investigación forestal de la Comunidad para una gestión más eficaz y eficiente", tal y como se expone en la nota de prensa.

Por su parte, el delegado territorial de la Junta en Soria, Manuel López Represa, ha aclarado a Europa Press que la clausura definitiva del centro de Valonsadero se producirá a finales de este mes de junio y ha confirmado que solo mantendrán su puesto de trabajo cinco de los doce trabajadores.

En concreto se trata del personal de la Junta (un analista de laboratorio, un peón de montes, un ordenanza, un auxiliar administrativo y un vigilante), que serán recolocados en otras plazas de la Administración autonómica. Sin embargo, los siete empleados contratados, incluido el director del centro, Fernando Martínez Peña, no serán renovados cuando finalice su contrato, dentro de 15 días.

La Junta de Castilla y León ha considerado necesario este cierre para "optimizar los medios personales, económicos y materiales de la Administración, así como perfeccionar la eficacia y eficiencia en la labor investigadora de la gestión forestal".

En este sentido, el delegado territorial en Soria ha subrayado que "la investigación forestal en Soria continuará", y será a través de los convenios vigentes de colaboración con el Cesefor (Centro de Servicios y Promoción Forestal y de su Industria de Castilla y León) con sede en Soria, las escuelas de Ingenierías de Montes, Forestales y Agrónomos, dependientes de la Universidad de Valladolid, el Instituto Universitario de Investigación Forestal Sostenible (Iugfs), el Instituto Nacional de Investigación Agraria (INIA) de Madrid, y el personal dependiente de la Dirección General de Medio Natural de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta.

ACTIVIDAD

Según el comunicado, el Centro de Investigación Forestal de Valonsadero realizaba investigaciones en selección de maderas nobles y en catalogación de especies forestales que "se pueden llevar a cabo en el resto de centros de la Comunidad vinculados con la Universidad, el INIA y Cesefor".

Para la Junta el cierre quiere "evitar duplicidades y favorecer la coordinación e intercambio de experiencias en materia de investigación y gestión forestal".

De este modo, el Centro de Investigación Forestal de Valonsadero cerrará sus puertas a finales de junio, tras 25 años de trabajo. La micología forestal aplicada, los suelos forestales y ecología, la mejora genética de especies forestales y la selvicultura de especies forestales en Castilla y León conforman la estructura de investigación de este centro, que cuenta además con un servicio taxonómico para los recolectores de setas y hongos.

Una de las actividades más recientes del Centro de Valonsadero fue la colaboración este año con técnicos suizos del Swiss Federal Institute for Forest, Snow and Landscape Research WSL que investigaron en Pinar Grande en Soria las consecuencias del cambio climático en la producción micológica y su relación con el crecimiento de los árboles productores.

Los trabajos de investigación se llevaron a cabo sobre la red de parcelas de las que dispone la Junta de Castilla y León para el estudio de la producción y diversidad micológica. Los terrenos en los que se desarrolló el estudio están situados en Pinar Grande y su puesta en valor se debe al proyecto europeo Micosylva que ha liderado el centro de investigación soriano.

TRUFICULTURA

Asimismo, en enero de 2011 el Centro de Investigación Forestal de Valonsadero comenzó a coordinar el grupo de trabajo de Truficultura de la Sociedad Española de Ciencias Forestales (SECF). El grupo acordó su ampliación a otras temáticas relacionadas con la Micología Forestal Aplicada, por lo que pasó a llamarse Grupo de Trabajo de Micología Forestal y Truficultura. Fernando Martínez Peña, doctor ingeniero de Montes y director del Centro de Investigación Forestal de Valonsadero de la Junta de Castilla y León, ahora uno de los afectados por los despidos, asumió las labores de coordinación del grupo.

De este modo, tal y como destacó entonces la Administración regional, el Centro de Investigación Forestal de Valonsadero de la Junta de Castilla y León se afianzó como referente a nivel nacional en investigación aplicada del recurso micológico forestal.

También en junio de 2011, el Centro de Investigación Forestal de Valonsadero de la Junta de Castilla y León organizó un Simposio Internacional de Micología Forestal que integrará la Reunión del grupo de trabajo de Micología Forestal y Truficultura de la SECF, el Seminario Final del proyecto Europeo Micosylva y el seminario Expora del proyecto Myas RC.

En 2010 este Centro de Investigación participó en 13 proyectos I+D, nueve de los cuales proyectos competitivos nacionales o europeos que captaron recursos por valor de 303.899 euros. En el marco de estos proyectos se realizaron 16 publicaciones científicas, cinco de ellas en revistas de impacto internacional.

Además, el centro participó ese mismo año en ocho congresos o seminarios de investigación, organizó un seminario científico internacional (Expora 2010) y trabajó en la formación de personal investigador mediante estancias formativas y Diplomas de Estudios Avanzados.