Publicado 17/02/2021 12:50CET

Mañueco reconoce que el cierre a las 20.00 es una medida "dura" pero "lo fácil es no hacer nada"

   VALLADOLID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, ha defendido la decisión de mantener el cierre de las actividades no esenciales a las 20.00 horas para evitar más contagios por Covid-19 después de que el Tribunal Supremo rechazara el adelanto del toque de queda y ha considerado que, pese a ser una medida "dura", "lo más fácil e irresponsable es no hacer nada".

   Fernández Mañueco ha explicado la situación en la que se encuentran ahora las medidas impuestas por la Junta para reducir los efectos de la pandemia en un encuentro virtual con más de 500 empresarios de la Comunidad para explicar el reparto de fondos para la recuperación impulsados desde la UE.

   En este foro, el presidentes ha insistido en que el anticipo de toque de queda ha sido una medida "efectiva y útil", además de "necesaria" en un momento en el que los datos de contagios estaban disparados. No obstante, ha explicado que se ha suspendido como consecuencia de la decisión del Supremo, lo que ha llevado a la Junta a adoptar otras decisiones "dentro de su responsabilidad" y dado el alto índice de ocupación sanitaria como ha sido el cierre a las 20.00 horas de actividades no esenciales.

   "Sé que son medidas duras para empresas y familias y por tanto hay que hacer ese reconocimiento y agradecimiento de ese esfuerzo", ha defendido el presidente, quien ha recordado ante los empresarios que en el momento en el que se decidió adelantar el toque de queda la disyuntiva era adoptar esa medida o cerrar la actividad a las 18.00 horas. "Optamos en aquel momento por la medida menos gravosa para la economía", ha insistido.