De Miguel (CVE) considera que los países "más igualitarios" son los que tienen "más pobres"

Publicado 30/10/2018 12:28:22CET

VALLADOLID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE), Ángela de Miguel, ha advertido este martes de que los países "más igualitarios del mundo" son los que tienen "más pobres", por lo que ha apostado por que si se busca que haya menos pobreza se permita a la gente "ganar más dinero" para generar más consumo y más empleo.

Así lo ha explicado De Miguel al ser preguntada sobre los anuncios de incrementos de impuestos a las personas con mayor renta y a las empresas, algo que cree que ha generado "incertidumbre", lo que "no favorece que pueda haber inversiones en España".

La representante de la patronal vallisoletana ha comparado el incremento de los impuestos a las mayores riquezas con una escuela en la que, para buscar la igualdad, se quita puntos a los alumnos que sacan un diez para dárselos a los que tienen un cero para que todos tengan un cinco.

"Si es así, el que saca el diez dice que 'para qué me voy a esforzar si luego me quedo con un cinco'", ha enfatizado De Miguel, que ha apostillado que las economías "más igualitarias del mundo" son las que tienen mayor número de pobres, mientras que los países "más ricos" son aquellos en los que se permite a la gente "tener ingresos importantes".

En opinión de Ángela de Miguel, si se busca que haya menos pobreza, se debe permitir a la gente ganar más dinero, porque considera que ello permite que haya inversión, que con ella se genere empleo y que "la gente no tenga que vivir ni subsidiada ni de la caridad del estado, sino vivir de su trabajo".

La presidenta de la patronal vallisoletana ha incidido en que la CVE trabajará para que no haya pobres, pero ha recordado que para ello "tiene que haber empresas potentes, inversión, empleo de calidad y empresas más productivas".

En todo caso, no se ha opuesto a los impuestos a las empresas, sino que ha abogado por recaudarlos "no al principio de la cadena productiva, sino al final del proceso", en lo que ha identificado con el "modelo danés". Ello se debe, en su opinión, a que si se aplican al inicio de la cadena "como se quiere hacer" luego "no habrá dinero para mejorar empresas, procesos productivos o hacer inversiones".

De hecho, ha recalcado que "el dinero en manos del estado no hace todo eso" y ha defendido que se necesita que los recursos estén "en manos de los ciudadanos".

En definitiva, Ángela de Miguel ha apuntado que la economía "va", ya que las empresas "lo han hecho muy bien" para salir de la crisis a través de la exportación, son "muy competitivas" y "bien reconocidas" en el ámbito internacional, pero ha advertido de que se las "tiene que dejar competir", algo a lo que cree que no ayudan los anuncios de incremento de impuestos, "los obstáculos y las trabas".