Recuerdo y Dignidad buscará en La Riba de Escalote los cuerpos de los fundadores de Juventudes Socialistas en Soria

Publicado 11/07/2019 14:45:53CET

SORIA, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Soriana Recuerdo y Dignidad va a buscar en los próximos meses en la localidad de La Riba de Escalote a cuatro personas, desaparecidas el 16 de septiembre de 1936 tras ser sacadas de la cárcel de Almazán. Algunas de esas personas fueron las primeras pertenecientes a Juventudes Socialistas en la provincia de Soria.

Ante la dificultad y las cada vez más escasas probabilidades de encontrar la conocida como 'Fosa de los Ilustres' en Soria capital, Recuerdo y Dignidad ha decidido reformular la subvención concedida, que ascendía a 25.000 euros, para evitar que se perdiese.

La reformulación incluye investigación, prospección, exhumación, así como el homenaje y la devolución a las familias, de los restos mortales de los desaparecidos de esta fosa de La Riba de Escalote y de otra más dentro de la provincia, todavía sin especificar.

Como en cada trabajo de búsqueda de personas desaparecidas en la represión connatural al alzamiento militar contra la II República, se interpondrá una denuncia por Crímenes contra la Humanidad.

En las últimas denuncias, la Asociación Recuerdo y Dignidad asegura que ha obtenido notable repercusión en los juzgados, pues ha conseguido dos causas penales que han contado con Policía Judicial en la exhumación. En una tercera causa se presumió la desaparición forzada en un contexto de Crímenes contra la Humanidad.

La búsqueda que se desea comenzar en breve en La Riba de Escalote se llevará a cabo a raíz de la solicitud de una familiar de Adolfo Morales Ruiz. El desaparecido era natural de Gómara y residía en Soria, donde militaba en las Juventudes Socialistas y en UGT. Tenía 26 años cuando fue presuntamente asesinado.

La misma suerte que Adolfo corrió el soriano Silverio Lumbreras Pérez, electricista de 25 años de edad, perteneciente a las Juventudes Socialistas. Ambos fueron asesinados atados uno al otro, y enterrados del mismo modo. Compartieron cárcel en Soria y en Almazán.

Gregorio Balsa, en su libro 'La represión en Soria durante la Guerra Civil', describía a Adolfo Morales y Silverio Lumbreras como "dos jóvenes idealistas, pacíficos, honrados, incapaces de cometer la menor incorrección" y destacaba del primero que "era más bien tímido, de carácter apacible, suave de modales y hombre de pocas palabras", mientras que de Silverio señalaba sus "grandes cualidades humanas, era un gran mozo alto y fuerte, un poco más franco y directo; quizás algo impulsivo, pero siempre dentro de una línea respetuosa e incapaz de cometer un acto violento". "Ningún motivo hubo para que fueran detenidos y mucho menos para ser asesinados, tan fría y cruelmente", señalaba Balsa.

Junto a ellos, y extraídos de la cárcel de Almazán el mismo 16 de septiembre, fueron presuntamente asesinados dos vecinos de Berlanga de Duero: Gregorio Valdenebro Moreno, jornalero de 28 años de edad, casado y perteneciente a Unión Republicana, y Alberto Rodrigo León, sastre de 32 años, casado y con dos hijos, y concejal del Ayuntamiento de Berlanga, además de tesorero de Unión Republicana.

Contador