Roca no es partidario de reformar la Constitución pero pide que si se hace cuente con el mismo consenso que en 1978

Miguel Roca Junyent, en Valladolid.
EUROPA PRESS
Publicado 10/10/2018 12:59:21CET

VALLADOLID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

El abogado y expolítico catalán Miguel Roca Junyent se ha declarado "hoy por hoy" en contra de reformar la Constitución, pese a las legítimas aspiraciones de quienes así lo demandan, y en cualquier caso ha exigido que todo cambio en la Carta Magna se lleve a cabo con el "mismo consenso" obtenido en 1978.

El que es uno de los siete padres de la Constitución española, quien ha participado este miércoles en Valladolid en unas jornadas organizadas por UGT con motivo de su 130 aniversario, con participación, entre otros, del exjuez Baltasar Garzón y la abogada y política Cristina Almeida, se muestra reticente a una posible reforma de la Carta Magna, aunque reconoce la legitimidad de quienes aspiran a ello y porque así se contempla en dicha norma fundamental.

"No me gustaría que se perdiera el consenso que la hizo posible. Esta Constitución, que ha llegado a los 40 años, hecho insólito en la historia española, fue posible gracias a un consenso que permitió que el 90 por ciento de los ciudadanos españoles la aprobaran en referéndum", insiste Roca Junyent, quien, en declaraciones recogidas por Europa Press, añade que si hubiera que sustituir o modificar algo le gustaría que se hiciera buscando el "acuerdo para darle solidez".

NO VE FÁCIL EL CONSENSO

Sin embargo, el expolítico, quien confiesa que le chirría oir la frase "el régimen del 78", en lugar de "la Constitución del 78 o la Democracia", se muestra pesimista en cuanto a posibilidad del consenso porque no ve demasiado acuerdo "sobre qué y sobre cómo". "No lo veo fácil", ha respondido a preguntas sobre si ve factible una reforma consensuada.

Roca, cuya ponencia en los actos celebrados en Valladolid en el 130 aniversario de UGT llevaba por título 'El papel de los sindicatos en la sociedad actual", que considera "fundamental" desde el punto de vista económico y social, se ha mostrado reacio ha pronunciarse sobre los últimos acontecimientos en Cataluña con un "hoy no toca" y se ha limitado a indicar que en una sociedad moderna es preciso "tender puentes, respetarse y buscar soluciones".

Más lacónico aún se ha mostrado a preguntas sobre la polémica suscitada con la exhumación de los restos de Franco y el deseo de su familia de enterrarlo en la cripta de la Catedral de la Almudena con honores militares. "Yo no estaré allí", ha respondido el abogado con una sonrisa.