Publicado 12/03/2021 13:08CET

UGT y CCOO convocan protestas por separado por la oferta "irrisoria" para el convenio de la patronal de ambulancias

Archivo - Imagen de archivo de ambulancias de transporte sanitario en Valladolid.
Archivo - Imagen de archivo de ambulancias de transporte sanitario en Valladolid. - EUROPA PRESS - Archivo

   Comparten reivindicaciones centradas en una subida salarial que alcance la media nacional desde los sueldos más bajos del país

   VALLADOLID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

   UGT y Comisiones Obreras han anunciado este viernes protestas por separado ante lo que coinciden en señalar como una "oferta irrisoria" de la patronal del transporte sanitario en la negociación del convenio colectivo, que reclaman contemple una subida salarial para situarse en la media nacional del sector, ya que en Castilla y León los trabajadores son los que perciben sueldos más bajos a excepción de Ceuta y Meilla.

   Los dos sindicatos han anunciado sus propias movilizaciones en sendas ruedas de prensa después de la reunión de la mesa negociadora del convenio mantenida este jueves, en la que la empresa ha planteado alcanzar dicha media nacional en 2026. Además, UGT da por rota la negociación del convenio.

   Así, mientras CCOO plantea una concentración de delegados ante la sede de Ambuibérica en Valladolid --empresa que presta el servicio en todas las provincias de la Comunidad salvo en la soriana, donde lo hace Nuevas Ambulancias Soria--, UGT hará una simultánea el día 23 de marzo ante las instalaciones de la empresa pero también ante Sacyl, ya que considera que debería velar por este servicio que tiene adjudicado cuando, a su juicio, debería ser público.

   Por un lado, el responsable de Acción Sindical de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO en Castilla y León, Juan Carlos Cáceres, en una rueda de prensa acompañado por los delegados del sindicato en el sector en las provincias de Burgos y Zamora, Eva Lucas y Alberto Romero, respectivamente, ha anunciado la movilización de su sindicato, para la que no ha concretado fecha.

   Cáceres ha explicado que negocian el convenio desde mayo de 2019 tras el vencimiento del anterior, que ya no firmó el sindicato por no contemplar subidas salariales y sólo recoger la recuperación del 5 por ciento que se quitó a los trabajadores en 2010, por lo que supuso una bajada salarial por "imposición" de la patronal y una pérdida del poder adquisitivo.

   En definitiva, ha aseverado Juan Carlos Cáceres, los trabajadores del sector del transporte sanitario, unos 1.800 en la Comunidad, cobran el mismo salario que en 2010 a pesar de todos los "avatares" de los últimos once años.

   Por su parte, UGT ha anunciado su movilización para el día 23, ya que considera que al ser el sindicato mayoritario debe tomar la iniciativa, aunque se ha mostrado abierto a hablar con otras centrales sindicales que quieran "colaborar" y no "dinamitar".

   Así lo han explicado en otra rueda de prensa en la que han estado presentes el responsable de Acción Sindical de la Federación de Empleados de Servicios Públicos (FesP) de UGT, Carlos Arenas; el secretario de Sanidad de la Federación, Miguel Holguín; y el responsable regional del sector de Transporte en Ambulancias del sindicato, José María García.

PROPUESTA "RÁCANA"

   CCOO ha calificado "escasa" y "rácana" la última propuesta de la patronal para el convenio y UGT la considera "irrisoria", ya que contemplaría alcanzar la media salarial nacional en 2026, cuando los trabajadores de la empresa llevan con el sueldo congelado desde 2010 y sólo han logrado recuperar el 5 por ciento que se les quitó en un ajuste que duró varios años.

   Además, ambos sindicatos consideran que lo que se ha producido han sido bajadas salariales y pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores, cuyo último convenio perdió vigencia a finales de 2018, que CCOO no firmó y considera que además no se aplicó.

   UGT ha añadido además que la empresa lleva a cabo una "infinidad" de incumplimientos que ha supuesto que el sindicato presente "decenas" de denuncias ante la Inspección de Trabajo.

   Ambos sindicatos han criticado y consideran "de risa" la propuesta de subir los salarios en un 1 por ciento anual desde que perdió vigencia el anterior convenio.

   CCOO ha cifrado en 1.088,5 euros el salario mensual de los trabajadores de la mayor categoría en Castilla y León y de 886,37 en la siguiente, en la de camilleros, cuando la media nacional está en 1.270.

   Precisamente otra de las reivindicaciones desde hace años de los sindicatos es que se reconozca la titulación de Técnico en Transporte Sanitario que tienen que tener los trabajadores, que se exige para trabajar en el sector, pero no está contemplado en el convenio, donde además de conductor y camillero figuran el de ayudante.

   El tercer punto básico de discrepancia es el hecho de que la empresa, tras una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) que reconoce que estar a disposición de la empresa es tiempo de trabajo efectivo, pretenda que los trabajadores que hacen turnos de 24 horas y descansan tres días, descansen dos horas para rebajar el exceso de más de 200 que hacían al año, pero sin que estas se computen ni se abonen, cuando estos empleados están "a disposición de la emergencia" y no pueden descansar cuando quieran.

RESPONSABILIDAD DE LA JUNTA

   Los dos sindicatos han señalado la responsabilidad de la Junta en la prestación del servicio y en el hecho de que el dinero que se destina al mismo a través de la adjudicación del servicio repercuta en los trabajadores.

   UGT ha pedido por escrito mantener una reunión con la Consejería de Sanidad para que conozca la situación del sector y de sus trabajadores y, aunque es consciente de que es un convenio laboral, considera que si, como argumenta la patronal, la "cortapisa" es el dinero que llega de la Junta, debería sentarse en la negociación.

   Asimismo, ha pedido al Ejecutivo autonómico que se plantee que el servicio se revierta al sistema público, como se hace en otras comunidades autónomas, y ha recordado lo beligerante que era el gerente regional de Salud, Manuel Mitadiel, con esta cuestión cuando era procurador en las Cortes, algo que creen que ha "olvidado" ahora.

   Por su parte, CCOO argumenta que si las subidas presupuestarias en este ejercicio con respecto a 2018 en Emergencias Sanitarias y Atención Especializada son superiores a un 24 por ciento, hay suficiente margen para que la empresa pueda subir salarios y los trabajadores recuperen sus sueldos hasta la media.

   Asimismo, las dos centrales sindicales consideran que con el dinero que la empresa recibe por la prestación del servicio lo que se hace es contribuir a rebajar las deudas adquiridas en otros territorios o del grupo empresarial al que pertenece.

   En cuanto a la unidad de acción entre CCOO y UGT, ambos sindicatos ha coincidido en que están dispuestos a hablarlo ya que coinciden en la mayoría de planteamientos. Sin embargo, UGT considera que al ser mayoritario debe dar "el pistoletazo de salida" a estas movilizaciones, aunque se ha mostrado a hablar con otros sindicatos, también con su sindicato "hermano" CCOO, que ha recordado que es "minoritario".

Para leer más