Vázquez defiende que las medidas sanitarias sobre las embazadas buscaban "mejorar la prestación" y una "mejor difusión"

Publicado: viernes, 13 enero 2023 13:30

VALLADOLID, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Sanidad, el 'popular' Alejandro Vázquez, ha defendido este viernes que las medidas anunciadas por el vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo, relacionadas con el fomento a la natalidad y el apoyo a las familias y que el político de Vox calificó de "medidas pro vida", buscaban "mejorar la prestación" que ofrece la Comunidad Autónoma a las mujeres embarazadas, aumentar su difusión e intensificar las mismas.

"A veces el acceso a este tipo de pruebas no está promovido y bien establecido", ha argumentado el consejero de Sanidad respecto a la intención de la Junta de Castilla y León con las medidas relacionadas con el ámbito sanitario y asistencial para el fomento de la natalidad y el apoyo integral a las familias anunciadas ayer.

Dicho esto, ha rehusado entrar a valorar las explicaciones y argumentos que realizó el vicepresidente de la Junta en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno en la que presentó las citadas "medidas pro vida" --afirmó que su presencia en el Gobierno valdría la pena si con ellas se evita que un sólo niño sea abortado--.

El consejero se ha remitido en todo momento al contenido de la nota de prensa que difundió el Gobierno autonómico en la que informaba de que la Junta va a "promover" una serie de "medidas sanitarias" relacionadas con el fomento a la natalidad y el apoyo a las familias --el texto no contempla el término 'pro vida' reiterado por el vicepresidente en su explicación a los medios-- y ha defendido los "cuatro puntos importantes", "consensuados" y realizados "de forma conjunta" entre PP y Vox con la literalidad del comunicado de la Junta que no contempla tampoco la palabra aborto.

Entre esos "cuatro puntos importantes" a "promover" y "difundir" para "mejorar la prestación", ha insistido Vázquez, ha citado de forma expresa la implantación de un protocolo de latido fetal en el primer trimestre de gestación ya que esta monitorización permite el seguimiento de problemas fetales, como retraso del crecimiento o alteraciones en la cantidad de líquido amniótico y de factores de riesgo materno en embarazos de alto riesgo .

También ha destacado la realización de ecografías 4D, una técnica de imagen que, según ha aclarado, ya se ofrece a las mujeres gestantes en casi todos los hospitales de la Comunidad, salvo los de Ávila y Segovia, y que se ha comprometido a "extender todo lo posible" y "lo más pronto posible". "Habrá que complementar el equipamiento en algunos hospitales", ha asumido.

Preguntado por la semana concreta en la que se ofertará esta técnica de imagen, Alejandro Vázquez se ha limitado a circunscribirlo en el último trimestre del embarazo "y siempre bajo criterio médico", ha reiterado ya que las ecografías 4D ayudan a detectar malformaciones fetales.

Vázquez ha apostado también por "respetar" y "velar" por el cumplimiento de todo el articulado que regula la objeción de conciencia de los profesionales, con una mención expresa al artículo 19 apartado 2 de la Ley Orgánica de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, como reza el cuarto punto de la nota de prensa a la que se ha remitido.

Ese artículo 19 recoge que los profesionales sanitarios directamente implicados en la interrupción voluntaria del embarazo tendrán el derecho de ejercer la objeción de conciencia, sin que el acceso y la calidad asistencial de la prestación puedan resultar menoscabadas por el ejercicio de la objeción de conciencia.

El consejero ha reconocido que en Castilla y León se cumple ese precepto legal pero ha abogado no obstante por "estar vigilantes" para que la ley se siga cumpliendo, al igual que ha pedido para el artículo 4 sobre el derecho a la prestación de la interrupción voluntaria del embarazo, respecto al que también ha pedido estar "muy vigilantes".

En la nota de prensa a la que se ha remitido titular de Sanidad consta por un lado que el rechazo o la negativa a realizar la intervención de interrupción del embarazo por razones de conciencia es una decisión "siempre individual del personal sanitario directamente implicado en la realización de la interrupción voluntaria del embarazo, que debe manifestarse anticipadamente y por escrito".

Y añade: "En todo caso, los profesionales sanitarios dispensarán tratamiento y atención médica adecuados a las mujeres que lo precisen antes y después de haberse sometido a una intervención de interrupción del embarazo".


Contador

Más información